martes, 14 de junio de 2016

Mensaje 789, antes y después de la meditación. 13 de mayo de 2016.

Guardianes del Universo

Mensaje 789, antes y después de la meditación. 13 de mayo de 2016.

Mensaje antes de la meditación:

Lo primero que yo quiero pedirles esta noche, es que estén más tranquilos, ¿será posible? Yo creo que no. ¿Por qué razón? Porque si tuvieran un mundo tranquilo, sus trabajos en orden, el dinero si les rindiera y la vida con todos sus familiares o compañeros, todo fuera fácil y dulzura, pues sí estarían totalmente tranquilos. Pero como no es así, por todos lados se oye agresiones, por todos lados se oye secuestros, por todos lados se oye violencias y entonces eso no les da a ustedes la paz, a pesar de darse cuenta de que están cuidados por nosotros. Pero también, como dice uno, nada más no se expongan, no se vayan a meter en un lugar de esos que sean muy complicados, donde haya mucha gente mala porque muchas veces en la aventura se quieren ir a meter a cualquier lugar y mucho cuidado para que no les den un susto, pero por lo pronto sí están totalmente cuidados por nosotros.

Lo que yo les quiero pedir es, que estudien, que practiquen, que escuchen. Todos dicen: “Yo ya estoy listo para subirme a la nave, yo lo entiendo”, yo les dijera que casi sí. ¿Por qué? Porque hay amor, porque hay entrega, porque hay deseos de participar, nada más que por ahí salen con que “ya me voy a poner a curar”. Tienen que entender que la curación es otra cosa, es enseñar al hombre a amarse, es enseñar al hombre a creer en sí mismo y es recibir la energía para reconstruir su cuerpo y sobre todas las cosas, que nosotros sepamos que esa persona entendió perfectamente bien el mensaje pero eso será cuando ya tengan su grupo de meditación y cuando veamos a los que ya aprenden, los vamos a subir a la nave. Pero van a ver el ruido que vamos a hacer cuando digan “¡Subieron a un ciego y llegó viendo!” y entonces van a querer aglomerarse porque quieren también subir y a ustedes les va a tocar poner orden, a ustedes les va a tocar decir “A estudiar como lo hicimos nosotros”  y no fue de un día, por lo pronto hay quienes tienen un buen tiempo estudiando, aprendiendo y practicando. Les falla a veces porque hay gente que los hace salir de su control de las emociones pero tienen ustedes que enseñar al hombre a no creer que “ya, ya voy a ser maestro, yo ya estoy listo”, oigo cada cosa, ya se supone que hay por ahí alguien que ya recibe indicaciones de que se va a construir un lugar muy grande. Ya empezaron con sus ideas de que hay más contactados, no hay más contactados, van a ser todo ustedes … cuando suban a la nave, cuando les demos toda la fuerza, pero no contactados para empezar a decir: “Yo sí estoy arriba, entonces yo soy el que escucho”, no, es el que enseña, el contactado es el que enseña y el que nos va a preparar gente para que podamos tener una buena colección de seres humanos a los que podamos subir y les demos la salud y les demos la alegría y hacemos ruido. Vamos a dedicarnos a hacer mucho ruido, que no se hable de otra cosa que no sea de nuestra presencia. Ustedes dicen: “Ya no los has dicho Maestro, ya dijiste que se va a hacer ruido, ya dijiste que solo se va a hablar de ustedes”, pues se habla ya pero se habla muy vagamente, no acaba de creer el ser humano. El ser humano quiere ver, palpar, quiere que ustedes bajen y que los tomen de la mano, eso no lo vamos a dar, los van a ver, no vamos a andar ahí firmando autógrafos, no, van a ver que sí somos reales pero sobre todo con las naves y ya los que suban contarán cómo somos y toda la experiencia … Pero hay que ganárselo, este sí es el premio mayor, este premio es de mayor cantidad de la pudieran haber recibido en la tierra. Aquí, por ejemplo, hay loterías, hay muchas formas de que dicen “pues si tengo mucho dinero voy a tener menos problemas” nosotros les vamos a dar todo lo que es la bonanza y la tranquilidad para que puedan ustedes representarnos tranquilamente, van a ver la forma en la que nosotros arreglamos todo. Pero no dejen que ya empiecen a salir los desesperados que ya se sienten, yo creo… no es que oigan voces, oyen su propio pensamiento pero se imaginan que somos nosotros y que ya les dijimos: “Tú eres más grande. Tú eres contactado. Tú ya vas a formar…” y se empiezan a hacer unas ideas que las cosas pueden complicarlas mucho porque si empiezan a decir que nosotros dijimos que se construyan casas de no sé qué, no, las casas las vamos a construir nosotros en su momento. Ahorita no van a hacer ninguna colonia, ningún tipo humano, esas las vamos a hacer nosotros porque ya viene el movimiento, pues sí viene un movimiento telúrico bastante fuerte y viene el movimiento que nosotros vamos a hacer. Las casas las construimos nosotros y no vamos a dirigir a nadie a hacer colonias, ni nada de que nuestro Maestro Jesús les dijo “Me pones mi templo en tal lugar”, no. Nosotros recuerden que les hemos dicho que el templo más hermoso que puede existir es el mismo cielo que creó el Padre, la bóveda celeste, todas esas estrellas, todo lo que son los soles, todas las maravillas que el Padre creó, eso es para nosotros el templo más grande, y sobre todas las cosas, aprender a amar, aprender a ser dignos hijos del creador, esa es nuestra escuela. Nuestra escuela no es muy complicada pero se les hace complicada porque normalmente están peleando y discutiendo unos con otros.

Por ello yo les digo, estamos, sí, en el último tiempo, pero no estoy mandando construir absolutamente nada, nada más queremos que se reúnan, que aprendan, y cuando llegue el momento de que se vean las naves, entonces sabemos a quienes subimos para que puedan recibir no solo la salud, sino la fuerza para ser representantes nuestros. Porque nosotros queremos a muchos, no crean que nos vamos a conformar con unos pocos, quisiéramos que fueran miles, sería maravilloso, porque son millones los seres de la Tierra. Pero sencillos, que no nos salgan con que ya se subieron en su pedestal y caminan que parece que están flotando y ya quieren que les besen la mano, y ya quieren que los veneren; no, pierden la cabeza en un momentito, así que no queremos que suceda eso. Por ello, tomen muy en cuenta que los estamos llamando para la gran misión, única, la gran misión de nuestro Maestro y la que se culminará con la obra de devolverle a Padre a estos hijos que ama tanto, y recuerden, no quiere perderlos. Y enviar al mal a sus dominios, y nosotros ¿a quién vamos a poner a sacar a un ser de estos en la tierra?, a ninguno. Si los seres de otros mundos  no quieren hacer eso y tienen poder y tienen fuerza y ya nos han dicho: “No, con eso sí no  nos metemos”. Son muy desagradables y muy agresivos y como tienen energía atacan en una forma muy fuerte, entonces a humanos no, no los vamos a poner a limpiar la Tierra, ni hacer exorcismos, eso los hacemos nosotros. Recuerden, sí va a haber exorcismos, sí va a haber muchas cosas muy impactantes, pero ustedes son nada más nuestros representantes como maestros, son maestros, nos van a ayudar en esa forma.

Así que practiquen, trabajen, hagan las cosas bien y que les vean exactamente como auténticos alumnos nuestros. Porque yo siempre les digo “contactados” y por eso ya se les subió con que ahora ya son muchos los contactados y ya están recibiendo muchos mensajes, no. Tardamos muchos años para preparar una mente y para que se lograran estos mensajes, muchísimos años. A ver, ¿a dónde vamos a poner a alguien que pueda pasar todos estos años que se han pasado? No, esto ya es en una sola vez y ya todo está listo, ya es el momento y quiero verlos a todos unidos trabajando en el hecho de aprender, de practicar, y de corregir al que vean que está perdiendo la cabeza, “Cálmate, cálmate, ya te estás ensoberbeciendo. Calmadito que ya viene el movimiento”. La sencillez es lo más grande. El Maestro Jesús tiene algo muy hermoso, su sencillez. Él nunca se sintió superior, él nunca se sintió que se podía poner en un pedestal, él no hizo un templo y se subió en un púlpito para que todos lo escucharan, sí el sermón de la montaña no necesito más que la misma montaña … y a practicar todo lo que él le enseñaba, en alguna forma salieron muchos, no solo curados del cuerpo, sino curados del espíritu, que eso es lo que  muchas veces no vieron. Por ello es que quiero que sepan que esto es algo muy serio, pero muy hermoso y estamos ya en el tiempo contado para que venga el Nuevo Amanecer que tanto les hemos prometido.

Mensaje después de la meditación:

Yo sé que me van a decir, “Ay Maestro, nos vuelves a repetir y repetir y repetir todo lo que ya nos habías enseñado”, y yo les voy a preguntar, ¿ya saben hacer las cosas tal y como nosotros se las pedimos? De corazón, no con el interés de que “ya me voy a la nave y ya voy a ser”, como les digo que muchos se sienten, “contactados, y ya voy a destacar y voy a bajar con una túnica y voy a tener un cuerpo hermoso”. No, no, no, enfóquenlo en que están siendo soldados y que se les está preparando para trabajar en una Gran Misión y que no queremos a nadie que sienta que va a ser superior a nadie. Todos son iguales, nosotros nos sentimos todos iguales, todos amamos, todos nos respetamos, entre nosotros no hay el líder que dice: “A mí me tienen que obedecer”, normalmente seguimos a quien tiene más sabiduría pero no quiere decir que esa persona dice: “¡Tienes que obedecerme porque yo sé más que tu!”. Jamás ha habido ninguno de nosotros que se encumbre en esa forma. Nosotros vivimos en armonía, nosotros vivimos amándonos, nosotros vivimos dándonos apoyo y nosotros hemos convertido nuestros planetas en unos paraísos tan hermosos que cuando ustedes los vean se van a sentir impactados de lo que es la verdadera belleza. Van a ver lo que son las flores de mil colores que nosotros ponemos en armonía, van a ver lo que son los bosques, las aves con ese plumaje impresionante, nos hemos llevado las mejores aves a nuestros bosques, van a ver cómo llegan a saludar, cuando se llega cerca de sus hogares bajan a saludarnos y a recibirnos porque llegamos a donde ellos están, van a ver lo que es la belleza, la belleza en todos lados. No hay un solo lugar baldío, no hay un solo lugar que esté descuidado, no hay una montaña que tenga todo descuidado, no, de las montañas bajan los pequeños ríos de agua para regar los árboles frutales porque nosotros tenemos que mantener perfectamente bien regados todos los árboles de las selvas, que no son selvas, sino que son bosques porque recuerden que los animalitos se alimentan con los frutos; entonces, nuestra obligación es mantener esos frutos siempre dando, siempre limpios, y siempre que los tengan ellos como alimento que los tengan ahí. Entonces tenemos que estar vigilando que esté el riego perfecto y cuando hay algo qué podar o qué arreglar, nosotros llegamos, lo arreglamos, le damos forma, lo recortamos, hay legiones completas que… van a ver todo eso. Entonces van a ver lo que es conocer un mar perfecto, van a ver lo que es la vida, eso, la vida, la felicidad y el vivir auténticamente agradecidos al Padre por todo lo que nos ha dado. Por ello fue que el Padre nos dio tanto poder porque sabe que nosotros somos capaces de todo por el amor de él y además estamos preocupados, todos nuestros hermanos están más olvidados de sí mismos en esta tierra. En otros mundos sí hemos logrado mucho avance, pero ¡ay, en esta tierra!, ¡por el amor del Padre!, se da el mensaje, le encuentran “peros” entonces se fijan que si es la voz, que si no es la voz,  cuando estamos diciendo que escuchen el mensaje que escuchen lo que estamos enseñando y que nos digan que si hay alguno que tiene errores. Pero ya por ahí hasta quieren cambiarle los títulos, se quieren adornar con nuestros mensajes, tienen un sello que jamás podrán quitar, el sello de que se grabaron aquí y aquí pertenecen. Entonces con todo nuestro amor les digo, hemos preparado toda esta enciclopedia para la humanidad, así que ya van a ver lo que vamos a hacer para que también se escuche en otros idiomas porque no sería justo que nada más hubiéramos grabado para la habla hispana, deberíamos haber tenido también una persona que hable en chino y otra que hable en ruso y otra que hable en francés y otra que hable en inglés, no, no acabaríamos nunca preparando tanto. Mejor transformamos todo lo grabado en los idiomas y les llega a los lugares de origen para que puedan aprender pero ¿cómo le vamos a hacer para que tengan tanto interés? Viendo las naves, viendo que ya están ahí, “¿qué es lo que tenemos que aprender?” y van a ver que sí vamos a lograrlo porque nosotros somos seres que nos propusimos salvar este planeta en corto tiempo y lo vamos a lograr con el poder que el Padre nos dio, somos mentes que tenemos poder y ese poder es para ayudar a pensar, ayudar a crear, ayudar a soñar, por ahorita como maestros y después todos ustedes que nos has escuchado a trabajar con el mensaje y ayudarnos con esta humanidad tan necesitada de esperanza que no encuentra el camino para conocer la felicidad. La felicidad que muy pronto va a ser de todos porque nosotros sabemos que podemos hacerlos felices intensamente, a todos seres que nosotros conocemos les amamos. Ustedes son nuestros hermanos, nosotros somos hermanos y todos los planetas, todos somos hermanos y todos nos amamos por igual y todos trabajamos al unísono y en todo momento todas las cosas más hermosas podemos crear.

Así que síganse preparando que las cosas vienen grandes y ya estamos… si nos esperamos mucho nos gana el mal y revienta este planeta como lo han puesto que empiezan a hacer erupción los volcanes y no queda nada, no, ya nos tenemos que apurar, no se preocupen que estamos conscientes de la premura para arreglar este planeta y para darles a todos ustedes lo prometido porque creo que es justo que si han tenido fe y constancia ya reciban lo prometido en este tiempo.

Alaniso

Mensaje recibido por Sara A. Otero Platas G. a través de Telepatía Extrasensorial. 13 de mayo de 2016.

La meditación dictada este día, que es la número 789 en la lista de meditaciones, se puede adquirir en Audio CD desde Tepoztlán, Morelos, México. www.guardianesdeluniverso.com (Ver: Material)

Transcripción: AHENA

No hay comentarios:

Publicar un comentario