jueves, 20 de agosto de 2015

Mensaje 739, antes y después de la meditación. 9 de agosto de 2015.

Guardianes del Universo

Mensaje 739, antes y después de la meditación. 9 de agosto de 2015.

Mensaje antes de la meditación:

Lo primero que hoy les quiero preguntar, ¿creen ustedes que ya están listos para el Gran Movimiento? Yo digo que si, por lo menos, los que son constantes, firmes, escuchan, aprenden, tal vez no practiquen el 100 % lo que tienen que hacer, pero por lo menos, con mucho amor están escuchando nuestros mensajes y se están preparando para el Gran Movimiento que les hemos anunciado. Todos aquellos que hoy, con mucho amor, vuelvo a repetir, están diciéndose: Yo sí creo, que han dejado de consumir muerte porque lo han entendido muy profundamente dentro de su ser, que amar al Padre es respetar la vida como él la creó; que sí les desespera un poco la gente que no quiere dejar de matar para comer, eso lo vamos a arreglar nosotros porque nosotros tenemos que rescatar a los animalitos, es como si viéramos un campo de exterminio, con muchos malvados metiendo niños, niños, niños y los están torturando para matarlos y comérselos, así lo sentimos nosotros. Los animalitos son como niños, niños inocentes, que tristemente se creen del hombre porque ustedes ven cómo los meten en los corrales o cómo arreaban la cantidad de vacas y de toros, llevándolos al matadero, y ahí, iban muy tranquilamente, dejándose llevar sin darse cuenta de lo terrible que era ese ser que los estaba guiando porque ellos creían que los llevaban a un lugar a darles de comer para tener un techo seguro, pues simplemente ya ni piensan, pobrecitos animales. Por ello es que les digo, ¿cuánto tiempo creen que vamos a permitir que siga esta injusticia?

Si vieran ustedes que hay muchos campos de exterminio, haciendo cosas terribles, hablo de nuevo, contra niños, porque el animalito tiene el alma de un niño, un niño, pongamos de unos 8, 9, 10 años, que inocentemente se cree de los que les están diciendo que les van a dar un hogar. La vida en este planeta está terriblemente destruida y el hombre se siente inteligente, la vida en este planeta está terriblemente hundida dentro de un lodazal de dolor, de muerte, de enfermedad, ¿qué hacen con los enfermos?, ¡Bueno!, pues sacar dinero, ya les estorba, ya no van a poder ayudar a los pobres, ¡ahora!, ¿qué van a hacer?, pues a ver cómo le hacen, pero tienen que pagar por sus tratamientos, si tienen o no tienen dinero ese es su problema. Entonces, ¿por qué nosotros no hacemos ya algo impactante?, porque este es el momento y van a ver que nosotros sí vamos a curar a muchas personas, pero tristemente nosotros sí ponemos condiciones, no vamos a curar a un ser que diga que se lo merece todo sin hacer absolutamente nada, o a un ser humano que dice que es lícito para matar para comer, y que además está lleno de odios, de rencores, de dolor interno que no puede quitarse de encima. No podemos porque es como tratar de resanar una herida que se vuelve a abrir, no tiene ningún sentido que sanemos a una persona que está llena de odio, rencor, y que además, está alimentándose de muertos convirtiendo su cuerpo en un ataúd caminante; ¡no se puede!, aunque quisiéramos, nos vamos a condoler que no tienen dinero, pues no, no tienen dinero, pero no tienen tampoco algo que se llama en su cabecita, que se dice que se supone que tiene una mente, un cerebro ahí que tiene que funcionar, pero como no les han hecho caso a ustedes las personas que están alrededor suyo, se dan cuenta que es muy difícil enseñar al hombre a pensar. Por ello tenemos que hacer algo impactante porque de todos modos, el Padre sigue siendo Padre, y el Padre sigue pidiéndonos que rescatemos a sus hijos y el Padre dice que sus hijos pues son tontitos pero van a poder pensar algún día. Es cuando tiene una persona unos hijos medios tontitos que no quieren aprender, y se dan la esperanza de meterlo a una escuela a ver si lo hacen pensar y aprender. Así es como los ve el Padre: “¡Sí!, mis hijos no quieren, pero van a querer”, él es el que… vamos a decirlo así, él les hecha porras: “¡Sí!, son mis hijos”. ¡Ahora!, no lo va a decir de los malvados porque son posesiones auténticas los que están secuestrando y matando a tantas gentes, los que están haciendo cosas que ustedes ni se imaginan, a ese grado llega la maldad, porque los que son los famosos, “ritos satánicos”, ni deseamos que ustedes lleguen a ver algo semejante. Vamos entonces a hacer mucho ruido.

Ya sé: “Maestro, eso nos has dicho desde hace tiempo y sigue todo en silencio y no pasa nada. Maestro, nos sigues prometiendo y siguen siendo los mismos días y las mismas horas y los mismos tiempos, y sigue viéndose el cielo tranquilo y no vemos las naves. Maestro, ¿para cuándo?, sí creemos que vaya a suceder, pero, ¿cuándo?” ¡Bueno!, yo nada más les digo esto, va a ser tan sorpresivo que se van a quedar atónitos ante todo lo que nosotros vamos a hacer, y todos aquellos que se han preparado, que nos aman y que realmente están dispuestos a trabajar para esta misión, van a recibir un premio, pero un premio gordo, como dirían ustedes, porque realmente también alabamos su paciencia, su forma de escuchar, de ilusionarse y que además, eso sí, se tienen que dar cuenta de que están protegidos, porque por lo pronto, ninguno se puede quejar de que salió a la calle y se encontró a unos maleantes que lo patearon o que se los llevaron secuestrados y los dejaron hechos una piltrafa humana porque les querían quitar lo que no tienen, ¡no!, todos los que están siendo protegidos por nosotros no podrán quejarse de algo semejante. Por ello les digo, si el planeta está a punto de reventar, no podemos seguir esperando mucho tiempo, por ello vuelvo a repetirles ahora: tranquilos, despierten diciéndole al Padre que están orgullosos de saber que son sus hijos, ámense, respeten su cuerpo como siempre, respeten a sus semejantes. No olviden, esta una recomendación muy especial, no hagan caso de las críticas, oímos criticas de cosas que ni si quieran saben si sean ciertas, si alguien está en el pedestal del poderoso, ya no saben qué encontrarle; sí realmente hace cosas que no les parece bien, y que tiene mucho dinero, y que gasta en muchos trajes, eso es envidia, a eso le llamamos envidia. Ustedes van a tener una ropa muy bonita, van a tener un vestuario especial, pero no participen en la crítica, la crítica es destructiva, es dolorosa, es como si clavaran un montón de agujas punzantes en el cuerpo de esa persona que naturalmente empieza a recibir el dolor de que hay tantos seres humanos que están intentando encontrarle todos los defectos, es como cuando ponen sus muñequitos de brujería, que los están pinchando y cada palabra, dicha con dolo, es una aguja que le clavan a esta persona que probablemente no sea la persona más maravillosamente buena, pero nadie les autorizó a juzgar absolutamente a nadie. No juzguen lo que no saben, no juzguen a sus semejantes, piensen que lo más importante es que cada uno este orgulloso de sus pensamientos, de sus actos y de todo lo que lo motiva para preparase para esta Gran Misión, porque los vamos a poner a amar a todo ser que conocen, así como es, como son, como están, todos, todos son sus hermanos. Cuando les llevemos a conocer el origen de la vida, cuando vean cómo todos surgimos del mismo Padre y todos fuimos creados por él con el mismo amor, cuando les mostremos con imágenes, cómo se fue formando un cuerpo humano, se van a impresionar y van a ver que para todos hubo lo mismo, el mismo amor y la misma fuerza. Con nosotros ustedes van a vivir cosas impresionantemente grandes, pero naturalmente, como somos Maestros, los estamos preparando para también trabajar para esta humanidad. Así que díganme que están tranquilos, que cada vez que oigan que alguien crítica le van a decir: “Cálmate, no inventes, ni te consta, ni sabes si es cierto, y además es envidia”, así que dejen en paz a las personas que por alguna razón pueden comprarse mucha ropa, muchos trajes y traen un carro muy lujoso, pero no son felices. Yo quisiera que supieran cómo sufre toda esa gente, cómo se sienten por las noches, con una soledad impresionante y cómo lloran porque saben que en un momento determinado alguien puede atacarles y querer matarles, no hay paz en esas gentes, así que no le envidien nada. Yo como Maestro les quiero pedir que si los he preparado para ser seres que realmente piensen y amen, hagan todo con mucha cordura, con mucho amor, quítense todo pensamiento que sea negativo y sigan trabajando con todo lo que les hemos enseñado, y nada más les decimos: el día menos pensado, va a ser una maravillosa sorpresa cuando se encuentren ya dentro de la nave que les hemos prometido y cuando se vean ustedes transformados en seres que puedan dar nuestro mensaje como nosotros lo deseamos. Entonces, a preparase, esa parte que les acabo de mencionar es algo que todavía notamos que siguen flaqueando, hablo de algo que van a escuchar también pacientes las personas que están entrando al internet, que están siguiendo los mensajes, que nos digan si ya no critican absolutamente a nadie y se sienten en una paz total interior para poder decir que aman a todo ser que existe porque todo ser que existe es hijo del Padre.

Vamos entonces a trabajar juntos, y prepárense porque si somos Maestros, sí somos Maestros, tal vez un poquito exigentes pero queremos darles la alegría de saber que son parte de un Gran Ejercito que ahora les va a dar un premio muy grande por haber sido fieles y constantes para escuchar nuestro mensaje, y no claudicaron porque no pasa nada, siguen adelante y eso nos hace sentir orgullosos de todos aquellos que nos escuchen. Vamos a escuchar el mensaje que viene para esta noche, porque con mucho amor se ha preparado lo que se les va a decir.

Mensaje después de la meditación:

Si escucharon con detenimiento, pues vamos a llamarlo así, un mensaje o un ruego efectivamente, mi hermano Adiel, siempre está visitando a los enfermos, pero llora mucho, no me refiero a que este llorando en la depresión, si no que siente mucho dolor de ver la cantidad impresionante de enfermos que hay en la Tierra, la cantidad impresionante de seres que están siendo mutilados por las enfermedades, la cantidad impresionante de seres que se sienten derrotados, eso es lo que le pasa a mi hermano Adiel, que está junto a todos los seres humanos, recorre todos los hospitales, recorre los hogares donde hay enfermos, todo, y siente mucho dolor. Igual que nosotros quisiéramos acabar con tanta pena y con tanta angustia, y sobre todas las cosas, lógicamente queremos acabar con las enfermedades, pero recuerden que estamos hablando de que tienen que aprender a usar su mente, a amar. Cómo vamos a llegar con una persona y le vamos a decir, “¡Ponte ahí, te voy a curar!”, con el cuerpo lleno de muerte, con la mente llena de rencor, con todos sus pensamientos contrarios a lo que es la vida, y que además, pues para nosotros el ser humano parece, ¿un ataúd caminante?, ¿qué hacemos con el ataúd?, ¿limpiarlos?, ¿sacarle toda la carroña?, pues si no vamos a destruirlos, lo que tenemos que hacer que cada uno, que ame su cuerpo y lo limpie totalmente. Por ello es que estamos haciendo un llamado a todo ser humano que nos pueda escuchar, aquel que no quiera escuchar, ¡bueno!, pues se tapó los oídos porque dice que le gusta ser muerte, pero se le va a quitar, a nadie le gusta ser muerte, lo que sucede es que les taladraron la proteína animal les hace falta, si no se van a enfermar, ¿más enfermos de lo que están?, yo creo que ya más ya no pueden decir que están muy sanos consumiendo cadáveres como lo hacen ahora. Entonces, ¿de qué presumen?, de qué presumen que dicen que, ¡no dejes de comer tú carne porque te hace falta tú proteína animal!, ¿de qué?, todo lo que le dan es un cadáver para que se les pudra dentro y eso es todo lo que dicen que es la proteína animal; entonces, tienen que entenderlo, tienen que aceptarlo porque nosotros, con todo nuestro amor acabaríamos en un día con todas las enfermedades. Somos uno, 2 seres para cada ser humano, deseosos de darles vida, deseosos de transportarlos a ese momento maravilloso que va a ser el Nuevo Amanecer en la Tierra que está muy cercano. Si tenemos que transportarlos a otro planeta y que todavía estén enfermos, pues ya vigilaremos a ver en qué forma los podemos ayudar de todos modos, no es que los tengamos que abandonar a su suerte, pero ya no va a ser lo mismo que ahorita que podemos todavía darles, no solo la salud, sino la esperanza y el pase maravilloso a ese Nuevo Amanecer que está por llegar, para que vivan, vivan auténticamente y que no pasen tantos apuros para volver a reconstruir sus vida. Por ello recuerden que se los hemos pedido, una y otra vez, una y otra vez, hay gente que dicen, ¡esos Maestros todo lo repiten!; nada más pregúntenle: ¿Y ya lo haces? ¿O te parece aberrante que ames tú cuerpo y no lo destruyas? ¡Por favor!, se nos acabó el tiempo y va muy en serio, no crean que estamos diciendo así nada más, “ya se acabó el tiempo”, ya tenemos el tiempo medido, las cosas son ya y el tiempo se cumplió y vamos a empezar a trabajar intensamente porque seguimos diciéndoles lo mismo, ¡lo mismo!, es un Padre que les ama intensamente y que ama a sus hijos como son y no quiere perderlos, así sea el ser de la oscuridad sigue siendo su hijo y tiene la esperanza que algún día se arrepienta. Por ahora no es demasiada la soberbia, se desarrolló en un forma impresionante la soberbia que tiene este ser y todos sus seguidores, pero a nosotros nos dio más poder para mandarlos a sus dominios y que deje de dar guerra un rato porque ya hizo demasiados estragos en esta tierra, pero lo que el Padre pide es: que todos, todos los seres que él creó con tanto amor, vuelvan a él para que sean felices, porque el Padre, lo único que creó fue paz, tranquilidad, felicidad y belleza. Así que ustedes a trabajar que estamos listos para el Gran Movimiento y estamos listos para entregarles todo lo prometido en este tiempo.

Alaniso.

Mensaje recibido por Sara A. Otero Platas G. a través de Telepatía Extrasensorial. 9 de agosto de 2015.

La meditación dictada este día, que es la número 739 en la lista de meditaciones, se puede adquirir en Audio CD desde Tepoztlán, Morelos, México. www.guardianesdeluniverso.com (Ver: Material)

Transcripción: AHENA

www.radioahena.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario