lunes, 10 de agosto de 2015

Mensaje 732, antes y después de la meditación. 3 de julio de 2015.

Guardianes del Universo

Mensaje 732, antes y después de la meditación. 3 de julio de 2015.

Mensaje antes de la meditación:

Para poder entender quién se es, para poder decir que se es vida,  hay que tener conciencia, conciencia absoluta de lo que representa existir. Yo soy un Maestro que viajo, naturalmente, por todo el Universo. En esta ocasión, este planeta nos tiene a todos, como dirían ustedes, ¡de cabeza! Nunca habíamos visto tanta necedad, tanta destrucción, tanto dolor, tanta enfermedad, tanto llanto, tanta desigualdad; nos sentimos, pues tristes porque tenemos un compromiso con el padre: devolverle al Padre lo que es del Padre. El planeta tiene que volver a ser un paraíso y en muy corto tiempo. Ahora, nuestra tecnología es tan grande que no tenemos ningún problema, no solo la nuestra, vienen de toda la Galaxia, armados con todo para poder rellenar todos a los huecos que ha hecho el hombre, para poder poner el petróleo que han sacado, para poder desinfectar el planeta, para sacar toda las radiaciones, para poder hacer que todo vuelva a ser fértil porque el hombre ha destruido tanto el planeta que no tiene ya ni si quiera, un rincón en el que no exista este hedor a muerte que es lo que despide este mundo: muerte, dolor, angustia, animales muertos por todos lados, hombres muertos por todos lados, que eso es lo peor, niños mutilados, todo esto nos parece tan terrible. Nosotros nos encargamos de las almas de los niños y nos tenemos que encargar de las almas de los que parten sin que tengan culpa, pero el mal hace su redada cada vez que hay una guerra y cada vez que el hombre cree que es poderoso y puede destruirlo todo.

Yo soy un Maestro que quisiera decirles que tengo todo listo para algo muy grande. Yo sé que todos han esperado, mirando el cielo, buscando las naves, yo creo que se han dado cuenta que sí se están viendo muchas naves en todo el planeta, por algo era la curiosidad del joven Yohanan, que dice, “¿Por qué hay tantas naves en todo el planeta?”, pero él tiene fe, él sabe quiénes somos, y naturalmente puso un mensaje que pronto tenemos que hacer algo para que en lugar de que escuchen cuánto dolor, cuántos crímenes, cuántas traiciones, cuánta corrupción, cuánta enfermedad , sobre todo eso es lo que más nos duele. Hablan mucho de que, “cooperen para el cáncer”, si no saben ni el origen del cáncer, cómo van a poder curarlo, cuando el origen del cáncer está tanto en las emociones, parece mentira que un niño pueda adquirir una enfermedad tan terrible, pero es que desde el embarazo la madre tuvo muchos problemas, y que además, se alimentó de muerte y luego alimenta al bebé de muerte y siguen todos comiendo muerte, y se dicen que “la proteína animal les hace mucha falta”. Imagínense si se le ocurrió al hombre pensar, proteína muerta, proteína podrida, proteína de dolor, de llanto, de angustia. ¿Por qué el animalito no se defiende?, porque no tiene la dualidad del bien y el mal, porque no sabe por qué le están traicionando, no sabe por qué le van a hacer aquello, pero no sabe voltearse y odiar y querer matar al que le va a hacer daño, simplemente tiene miedo, mucho miedo. Cuando parte, sale llorando y suplicando que no quieren volver a ser un animal en esta tierra. Por ello es que ya nosotros estamos listos para todo aquello que tenemos que realizar.

Hemos venido ahorita hasta este lugar, que nos da muchísimo gusto ver que se han dedicado a escuchar nuestros mensajes, que los están promoviendo, que ya están diciendo en muchos lados que se escucha; recuerden que hay que adquirirlos, vuelvo a repetir, lícitamente, pero la persona que los metió en Internet lo hizo con la intención de que se difundiera el mensaje, solamente que no pidió permiso de regalarlos, porque no los valoran, lo regalado no valora absolutamente nada, entonces, tenemos que saber que realmente le dan el valor que tiene. Cada uno de nuestros mensajes fue pensado, meditado, lo hemos preparado aunque no lo crean, parece que de nosotros fluye solo conocimiento, sí, pero para hacer una enciclopedia como esa, tuvimos que preparar también todo lo que íbamos a decir y en qué orden y cómo lo tenían que recibir quienes ahora están escuchando con amor que estamos aquí.

¿Quiénes son los ángeles? Seres como ustedes, con la única diferencia de que nosotros nunca hemos destruidos, seres como ustedes que nacimos del mismo Padre, que somos exactamente igual, somos hermanos, el Padre nos ama por igual a ustedes como nosotros, solo que nosotros nos ganamos… con mucho amor les digo: nos ganamos el hecho de que el Padre pudiera darnos poder. El poder que nosotros tenemos es inaudito, pero tampoco podemos quitar el libre albedrío, por ello, le pedimos permiso de hacer algo impactante; el hombre no escucha si no lo sacuden y tenemos que sacudirlos, vamos a acabar con tanto dolor. El mal extendió todo lo que puede ser la destrucción del mismo hombre, el consumo de muerte, el consumo de alcohol, que bueno, parece que se les va a acabar, se dedican a beber fluidamente para brindar convirtiéndose en seres que da dolor ver cómo un ser oscuro está absorbiendo la energía que les está quitando por haber caído en esa trampa, para la droga sí, la doga es lo peor. La droga representa que el mal triunfó porque se puede llevar desde niños y han introducido la doga hasta en los niños, entonces, la droga sí es una entrega total a este ser de muerte y nosotros tenemos que rescatar a tantos niños, a tantos jóvenes y a tantos adultos que también, muchas veces lloran su derrota porque ya no pueden salir del dolor de sentirse consumidos por estos productos.

Por ello yo les digo a ustedes, ustedes nos han escuchado, están dispuestos a trabajar en todo lo que les pidamos, si ahorita les decimos, “Salgan, hablen con la gente”; no les van a hacer caso, se van a parecer como esas religiones en las que andan con su biblia bajo el brazo y, “¡Mira, escúchenlos porque Dios los va a castigar!” En primer lugar, el Padre no castiga, en segundo lugar, no les van a escuchar, en tercer lugar, los tienen que ver diferentes. Van a ver, que hermosos los vamos a poner a todos aquellos que nos escuchan, van a sentir nuestra presencia y van a poder ser dignos representantes de estos Maestros que llegaron a la Tierra para enseñar al hombre a amar. Pero que vamos a triunfar, vamos a triunfar, que le podamos quitar al mal, vamos a decirlo… que fuera el 80% de la humanidad, ¡ay!, seríamos felices, porque sí, nuestra meta es muy grande. Y van a decir ustedes: “Pues sí, pero, ¿cómo le van hacer con los idiomas?” Van a ver de lo que somos capaces, si fuimos capaces de poner en los mensajes nuestra voz surgiendo de la voz de una mujer, entonces, de qué no somos capaces. Así que no se preocupen, que las personas que viven en el otro continente, las personas que viven hasta la punta de lo que representa la vida en este planeta, van a escuchar porque van a escuchar, ya ahorita el Internet se encargó de recorrer muchos lugares, pero vamos a hacer algo más impactante. Así que si están listos, recuerden, si dejaron de consumir muerte, que sea por amor a los animales, no por el interés de que nosotros les demos algo. Si dejaron de consumir venenos, ¡bueno!, porque alguno que otro pues conoce muy bien lo que es el veneno del alcohol, pero ya saben, no tienen que entregar su energía a un ser que quiere quitarle al Padre todo lo que el Padre creó, por lo menos, este planeta, el Universo ya no porque estamos nosotros perfectamente bien armados y protegidos, pero el mal sí quiere triunfar en esta tierra.

Así que todos los que nos están escuchando y hacen su meditación y practican lo que les enseñamos, prepárense porque va a ser sorpresivo el momento en el que los vamos a llamar. Ya estamos listos y nuestro sueño más grande es ver este planeta convertido en un Paraíso y que en el tan solo se escuche la palabra amor, amor que es el Padre, amor que es la vida, amor que es la claridad de lo que representa todo pensamiento, prepárense muy bien, vamos a iniciar esta meditación que vienen a escuchar con tanto amor, vamos a repetir la palabra porque para nosotros el amor representa la creación, el amor representa la fuerza divina que les creó.

Mensaje después de la meditación:

Si están conscientes de que todo lo que han escuchado es una Gran Verdad, si se dan cuenta que sí necesitan de toda nuestra ayuda y de que les hemos escuchado que quieren participar. Ya primero era la aventura: “Vamos a conocer a los Maestros. Yo quiero subir a una nave. Yo quiero poder trabajar para ellos”, pero tenemos que aclararles lo duro que va a ser, pero lleno de felicidad. Lleno de felicidad porque ver de nuevo la sonrisa de los niños, llenos de felicidad porque cuando vean este planeta convertido en un Paraíso y que ustedes participaron en ello, entonces van a decir: “Que bueno que se me ocurrió pensar”. ¿Ya se dieron cuenta que lo más difícil que hay en esta tierra es hacer que el hombre piense?, el hombre no le gusta pensar, no le gusta razonar, le gustan sus vicios, les gusta sus errores, les gusta creer que es poderoso, sobre todo, el poder, el poder sí se han aferrado aquellos que tienen el poder y que son los que dominan, y que son los que hacen las leyes, y que fabrican dinero a manos llenas, y le dan el valor que ellos quieren, y endrogan a los países, y hacen que haya miserias, y hacen que sientan que todos son esclavos de unos pocos, porque son esclavos de alguien que dice que son poderosos. ¿Quién manipula todo eso?, ya lo saben, los seres de la oscuridad que se creen triunfadores en este momento, pero por ello nosotros, aquí tranquilamente, preparando el gran ataque al mal. Todo lo que ustedes acaban de escuchar, va a suceder ya de un momento a otro, todo lo que nos han pedido se los vamos a dar. Ya no lloren, ya no digan, “¡No tengo!”, ya no digan, “¡No puedo!”, ya no digan, “¡Pues es que así dicen y nunca llegan las naves!” Las naves se han visto por todos lados y nosotros somos los que les vamos a dar la grata sorpresa de que ya van a empezar. Estamos aquí para anunciarles que sí, son de los últimos mensajes en esta forma, porque naturalmente se tienen que distribuir y se tiene que hablar con el hombre y se tiene que hacer que el hombre piense. Todos, en cualquier lugar de la Tierra son nuestros hermanos, todos, desde el más humilde al más poderoso, todos son parte de la creación del Padre. Quitándoles el poder con el oro, pues van a recapacitar y van a decir: “Entonces, si no tengo oro, ¿quién soy?” Entonces los hacemos recapacitar que si no tienen oro son hijos del Padre y pueden tener un lugar maravilloso para poder saber lo que es la felicidad porque cuando nosotros hagamos este planeta como nosotros planeamos, convertido en un Paraíso, aquí no va a haber distinción de clases, no va a haber poderosos, ni va a haber superiores, ni inferiores, ni va a haber pobres, ni va a haber ricos, va a haber seres humanos que van a trabajar y vivir y que van a conocer lo que es vivir en el Universo. Entonces sí los vamos a llevar a conocer otros mundos y los vamos a llevar a conocer la felicidad que tienen todos aquellos que han aprendido a amar, solo en este planeta hay la división de clases, la humillación a sus hermanos, el decir que unos son poderosos y otros son, pues inferiores no sé por qué, de dónde sacaron que hay inferioridad, todos son hijos del Padre y nosotros, todo lo que queremos es decirles, ¡se acabó, ya es el momento!, prepárense, no avisamos, en un momento determinado, cuando menos lo esperen, una luz dorada bajará, ustedes decidirán si suben, no crean que los vamos a agarrar por sorpresa, pero si nos dicen, “¡Estoy listo!”, con todo nuestro amor nos los llevamos para convertirlos en dignos representantes de este amor que es el Padre. Prepárense muy bien, que ya llegó el tiempo, ya llegó el momento, ya estamos listos para darles lo prometido.

Alaniso

Mensaje recibido por Sara A. Otero Platas G. a través de Telepatía Extrasensorial. 3 de julio de 2015.

La meditación dictada este día, que es la número 732 en la lista de meditaciones, se puede adquirir en Audio CD desde Tepoztlán, Morelos, México. www.guardianesdeluniverso.com (Ver: Material)

Transcripción: AHENA


No hay comentarios:

Publicar un comentario