sábado, 2 de mayo de 2015

Mensaje 717, antes y después de la meditación. 17 de abril de 2015.

Guardianes del Universo

Mensaje 717, antes y después de la meditación. 17 de abril de 2015.

Mensaje antes de la meditación:

Si para ustedes les parece lento el tiempo, para nosotros es el tiempo que tiene que suceder todo lo prometido. Hemos preparado ya todo lo que es el gran avance que vamos a dar sobre la Tierra. Ya tenemos todas las naves, como dicen ustedes, “calentando motores”, ya estamos listos para el gran momento y el Gran Movimiento tiene que hacerse ya. Sé que se desesperan, sé que piensan que todavía falta mucho más, sé que dicen, “¿Quién sabe cuándo?, a lo mejor quién sabe, y a lo mejor, ¡tal vez!” Bueno, vamos a quitar todas esas palabras para decirles que esto es tan serio, tan serio, como que estamos hablando de la salvación de la humanidad. Así que ustedes tienen que darse cuenta que se están involucrando en algo muy grande, no es nada más saber: qué bonito va a estar la aventura, vamos a subir a las naves, vamos a regresar a hablar con la gente, pero están totalmente involucrados en la salvación de la humanidad.

La vida en la Tierra no duraría. La vida en la Tierra está pendiente en un hilo, el planeta se ha movido ya mucho más de lo que se imaginan de su eje, por eso es que las estaciones están tan extrañas. Cuando hacía calor hace frio, cuando hacía frío hace calor, y ya muchos lugares se les está acumulando los climas contrarios y todavía viene más, naturalmente, el planeta está mal. Entonces tienen que estar ustedes conscientes de que esto es muy serio, que esto tiene que ser ya y que esto es ya, de un momento a otro. Vuelvo a repetirles, si digo, “de un momento a otro”, van a decir: hoy es el momento, en 20 años es el otro, ¡no!, es ya. Con nosotros van ustedes a vivir cosas increíbles, su vida rutinaria que llevan ahora, viendo cómo salen adelante diariamente, viendo cómo pueden lograr el sustento diario, viendo que las cosas se ponen cada vez más difíciles, entonces, esto es rápido que va a pasar. Ya se acordarán ustedes de todos sus apuros cuando vean que cortamos con todo y que el planeta se mueve ya hacia la órbita que tiene que estar, pero para eso tenemos que limpiarlo.

La limpia del planeta no es nada que pueda ser fácil. La limpia del planeta es más complicada: sacar a todos los seres de la oscuridad sin tanto humano. Sí se va a llevar a algunos, algunos que tienen unas riquezas impactantes y que se sienten reyes de todo el mundo y que con el dinero pueden mandar matar y que con el dinero pueden hacer lo que quieran, pues va a ser difícil que naturalmente los salvemos, porque si les decimos que suelten su fortuna, se van a morir del susto: “Sin dinero no valgo nada, sin dinero no soy yo lo que soy y solo mi dinero me da nombre y me da respeto”, y como el dinero no es el que tiene que darles el respeto, sino es cada persona en todos y cada uno de sus actos.

Entonces yo les digo: esto que estamos nosotros planeando es tan rápido que se van a sorprender, yo sé que ahorita están sintiendo, por ejemplo, el calor aquí, en otros lugares es el frio, en otros lugares son inundaciones, y en otros lugares ya no saben si un día están en un lugar y otro día en otro. Tenemos que trabajar a una velocidad impactante como nosotros lo sabemos hacer. Como se les dijo en la otra meditación: sí, van a seguir ya desapareciendo gentes, y se van a dar cuenta, que muchos de los jóvenes que desaparecieron, que con todo y coche, que no se supo nada de ellos, son muchos de los que se han llevado mis hermanos para prepararlos; entonces, van a darse cuenta que pues fue un poquito cruel para los padres, eso sí es lo que nosotros les decimos, por lo menos tienen que enterarse los padres que están bien sus hijos porque sí tienen miedo de que fueron narcotraficantes, que si los mataron, que si están enterrados en algún lugar… realmente estos jóvenes están ya siendo preparados para dar una maravillosa sorpresa a la humanidad.

Yo siento en ustedes mucha impaciencia, ¡bueno!, no me molesta, los entiendo, porque naturalmente eso de que semana a semana les digo: “Ya llegó el momento” y el momento sigue siendo el momento, que tal vez sea para mañana, pues todo eso los tiene impacientes. Recuerden que nosotros no avisamos, si hacen un recorrido de cómo se hizo esta misión, nunca avisamos, todo sucedió de un momento a otro y todo se fue dando tal y como nosotros lo planeamos, y todo llegó a ser lo que nosotros queríamos que fuera. Hubo las personas que ayudaron a encontrar esta fuerza, hubo personas que ayudaron para que pudiera seguir mi Sarita adelante, hubo muchas cosas que tuvimos que hacer, porque el camino era arduo, difícil, no es fácil. A muchos les encanta pensar: “No, el contacto, no, miren, vamos a trabajar juntos y queremos ver a los Maestros”. No, no es fácil, no es fácil, sobre todo lidiar con los seres humanos que todo lo quieren como si se lo merecieran, además. Entonces, por ello yo siento que ya tenemos que avisarles que estén pendientes ya de cada movimiento que hay en el cielo y estén pendientes de todo lo que está iniciándose. Nosotros somos los responsables de su felicidad y somos responsables de que el planeta no se desintegre, porque ese es el problema: el planeta se podría desintegrar de un momento a otro y eso causaría un caos total dentro de lo que representa esta Galaxia.

A prepararse muy bien y a seguir estudiando, a seguir meditando, a seguir trabajando, y no estén poniendo tantas dudas, porque muchas veces empiezan: “Les voy a probar que un día dijeron que el 21 de diciembre, les voy a probar que los Maestros han dicho…” ¡Por favor!, enséñense a pensar y analizar cada uno de las cosas que nosotros hemos enseñado. Analícenlos, estúdienlos y vean que nosotros nunca hemos jugado con los sentimientos de nadie, y sobre todas las cosas, ya, aquél que está enfermo tiene que sanar y aquél que tiene muchos problemas tiene que solucionarlos porque ya queremos verlos felices, ya nos cansamos de ver tanta angustia y de ver tanto dolor en esta Tierra. Prepárense muy bien porque las cosas están ya en el punto culminante en el que todo va a empezar a suceder.

Mensaje después de la meditación:

Creo yo, que estuvo muy clara la enseñanza de mi hermano Alan, sí se puede, ahora, naturalmente procuren levantarse tranquilos, tener pensamientos positivos, hacer sus abluciones o como le llamen, que su baño, que su arreglo. Tranquilos, pueden poner música o pueden oír, naturalmente, no un programa de balazos sino algo que esté tranquilo, pero recuerden, sí se puede estudiar todos los días. Ustedes aceptaron estar en esta escuela, ninguno dijo: “¡No!” Muchos estaban porque “a ver si un día de estos bajan las naves, a ver si me enseñan a subir, mejor, sin hacer ningún esfuerzo. Recuerden que la escuela más fuerte, la que más da, la que gradúa en lo más grande, es la escuela más exigente. Si se entra a una escuela pequeña en la que nada más se van a preparar para sobrevivir un poco, pues no se les va a exigir mucho, pero ustedes quisieron la carrera más grande, la carrera del amor, de la fuerza y de la entrega total al Padre. Si ustedes eligieron entrar a esta escuela de un alto nivel, recuerden que no es mucho lo que exigimos. Si algunos de ustedes, yo creo, casi todos han estado en la escuela y se han tenido que preparar para articularse o para tener la fortuna de poderse bastar así mismos, entonces recuerden, que pues siempre lograron por lo menos terminar y hacer un estudio mayor. Lo que no se dieron cuenta es que cuando los llamamos era porque los íbamos a preparar en algo muy arduo, muy fuerte, muy impactante, y el trabajo que viene se viene enserio.

No crean que no van a trabajar mucho y no les vamos a dejar un cuerpecito que se canse, sino que ese cuerpecito lo vamos a fortalecer de tal modo que no se canse, de tal modo que tenga toda la fuerza y todo el vigor en todo momento como nosotros. Nosotros en este momento ya no dormimos, ya no nos relajamos, solamente trabajamos, pero hemos logrado que nuestro cuerpo no necesite ningún descanso. Bueno, van a decir: También ustedes tienen años y años y siglos de estar estudiando. Eso es verdad, pero ustedes ahora tienen ya un buen tiempecito que entraron a nuestra escuela, porque tienen un sueño de estar con nosotros para lograr ser alguien que realmente se sienta orgulloso de poder llegar al Padre y decirle que se cumplió con lo que se le prometió, ayudarle a recuperar a sus hijos que están muy complicados.

Con las naves no va a ser complicado, ya les vamos hacérselos fácil, la gente va a ver las naves, va a querer saber, se van a aglomerar, van a querer entrar a su escuela y ustedes a enseñar primero con el ejemplo, que los vean fortalecidos, llenos de vida, que los vean orgullosos, rejuvenecidos, y que les digan: “Queremos lo mismo”, “Sí, pero a nosotros nos costó, aprendimos, estudiamos, nos preparamos. Es una escuela corta, es de esos cursos rápidos, pero los tienen que llevar acabo si realmente quieren”, ¿por qué es una escuela corta?, porque el planeta tiene que ser salvado, porque el planeta está desintegrándose, porque el planeta tiene que unirse a los demás planetas para pasar a otra dimensión, no es una escuela de años lo que falta. Entonces los tienen que hacer como dicen en muchas escuelas, “cursos intensivos”, así van a ser, pero ya los veo a ustedes exigiendo y trabajando y diciéndoles: “No, no está bien, haz las cosas bien, piensa con amor”, pero cuando volteen hacia arriba, “Sí, ahí están las naves, esto es en serio. Bueno, entonces dinos qué es lo que tenemos que hacer”, entonces van a prácticar con más rapidez, pero naturalmente ustedes se llevan el premio mayor, ya son como parte de algo tan grande que es precisamente ser parte de nosotros y hacer de nuestro ejército, con un premio mayor van a poder ir con nosotros a nuestros mundos, van a poder disfrutar de nuestra compañía, van a poder disfrutar de los beneficios que nosotros damos. Y yo sé que después ustedes querrán ser Maestros de tantos seres que están ahora buscando un poco de paz, buscando un poco de alegría, y que además, con sus cuerpos enfermos andan caminando, causando lástima y ustedes van a querer levantarlos de ese dolor, levantarlos de ese dolor, levantarlos de esa agonía, levantarlos para enseñarles el camino del amor, pero les vamos a dar fuerza para que también puedan enseñarlos, no solo a curarse, sino que ustedes con su luz y con su fuerza los ayuden a curarse. Eso solo hasta que ya los hayamos subido a las naves y les demos esa fuerza para que nos puedan ayudar a curar tanto enfermo.

Recuerden que va a ser arduo, arduo el trabajo, pero ya su cuerpo va a estar fortalecido para que no se canse como ahora, que se nos cansan con una facilidad que ya a cierta hora parece que llegan arrastrándose y se meten a la cama. Mejor piensen que todos ustedes van a recibir algo muy hermoso que les vamos a entregar porque nos sentimos orgullosos de saber que nos escuchan, que trabajan, que piensan, que aman y que desean ser parte de esta gran misión. La misión más grande que se ha dado sobre la Tierra, que es precisamente la de ayudar al Padre a recuperar a sus hijos.

Padre al fin que no los quiere perder, Padre al fin que todo lo que da es amor, Padre al fin que quiere recuperarlos a todos, Padre al fin que quiere, aunque se vayan unos a otro kínder y otros se pasen a un primero de primaria, pero que los vea volver a iniciarse y que los vea caminar otra vez por el sendero del conocimiento para ser parte de la vida que existe en el Universo. El Universo es infinito y van a conocerlo, y van a conocer otros mundos, y van a conocer cómo vivimos, y van a entender por qué somos Maestros que somos tan exigentes. Entonces a prepararse muy bien para ser Maestros y Maestros serán para ayudarnos en esta difícil misión que está a punto de ser parte de lo que representa el último momento para ver este planeta convertido en un Paraíso.

Alaniso

Mensaje recibido por Sara A. Otero Platas G. a través de Telepatía Extrasensorial. 17 de abril de 2015.

La meditación dictada este día, que es la número 717 en la lista de meditaciones, se puede adquirir en Audio CD desde Tepoztlán, Morelos, México. www.guardianesdeluniverso.com (Ver: Material)

Transcripción: AHENA
www.radioahena.com


3 comentarios:

aida Ocampo dijo...

CON LÁGRIMAS EN LOS OJOS...MUCHAS GRACIAS AMADOS MAESTROS: ALAN Y ALANISO...ME CONMOVIERON MUCHO SUS PALABRAS, TAL PARECE QUE FUERON RESPUESTA A MIS ORACIONES...Y TAMBIÉN ESTOY MUY AGRADECIDA A TODAS LAS PERSONAS,QUE HAN APOYADO A NUESTRA AMADA HERMANA SARITA, PARA QUE SIGUIERA Y SIGUE ADELANTE...(ESPERO TENER EL GUSTO Y HONOR DE CONOCERLA/OS, PERSONALMENTE, MUY PRONTO)...REALMENTE HA SIDO TODA UNA VIDA CONSAGRADA A ÉSTA IMPORTANTE MISIÓN...A TODOS: GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

gustavo enrique dijo...

GRACIAS POR TANTO AMOR. ESPERO COMPARTIR CON UDS. ESOS MARAVILLOSOS MOMENTOS. Y POR SUPUESTO MIS RESPETOS A TODOS NUESTROS HERMANOS QUE ESTAN LUCHANDO POR SALVAR LA HUMANIDAD. GRACIAS

MAYA REBECA dijo...

Muchas gracias a nuestro amado Padre Celestial y a nuestros queridos Maestros por venir a nuestro rescate. Cada día me preparo con más esmero y transmito el mensaje con mucho amor. Pido por la unión y armonía entre nosotros - que transmitamos con el ejemplo el respeto por la vida. Por mi parte sigo estudiando a diario. Lucho porque ya no quiero un mundo pleno de guerras, enfermedades, catástrofes naturales, contaminación con radiaciones, inseguridad. Gracias querido Padre porque pondremos todos nuestro granito de arena para este Nuevo Renacer de nuestro bello planeta azul. Gracias a los hermanos mayores que vienen de otras partes también. Gracias a todos por venir!!!!!:) Querido Padre ya no estés triste es factible que con tanta luz el Mal hasta recapacite. No se puede permitir que se desintegre nuestro planeta y que esto afecte a todo el cosmos. Así aún no estemos preparados 100% para el cambio evolutivo (seguimos estudiando) se que todo se dará pronto porque el planeta ya no aguanta más destrucción. Gracias querido Padre celestial por enviarnos a nuestros ángeles guardianes. Los queremos mucho. El Gran Maestro Universal Jesús será recibido con mucha unión y amor.

Publicar un comentario