martes, 28 de abril de 2015

Mensaje 713, antes y después de la meditación. 28 de marzo de 2015.

Guardianes del Universo

Mensaje 713, antes  y después de la meditación. 28 de marzo de 2015.

Mensaje antes de la meditación:

Quiero pedirles que si están conscientes de lo que está sucediendo, se den cuenta que probablemente, probablemente… pues no me gusta dar tantos adelantos porque se ponen a hablar demasiado y a hacer mucho ruido, pero probablemente sea la última semana Santa que pasen así, porque nosotros estamos listos para el Gran Movimiento. Nuestro Maestro regresa a la Tierra, nuestro Maestro está poniendo todo en orden y tal como él lo prometió llega con millones y millones de seres que estamos siempre para lo que él nos pida.

Nos llaman sus “ángeles”, queremos que nos llamen sus “hermanos”, nos llaman ángeles porque así nos han visto que podemos flotar, que podemos elevarnos, pero no nos sentimos en ningún momento, superiores a nadie. Nuestro Padre nos dio el poder porque nosotros le demostramos que nunca destruiríamos una sola forma de vida, y cuando nuestro Maestro, que ya lo conocíamos, no sabíamos quién era, simplemente era un Maestro que llegaba a nosotros en aquellos remotos tiempos en los que nosotros logramos nuestra evolución, llegaba un Maestro, pero nunca nos quiso decir de dónde venía, ni hacia dónde iba, pero nos enseñaba cosas increíbles, siempre llegó con su túnica blanca, siempre se veía como si flotara, por más que le preguntamos: “¿De dónde eres Maestro?” – “Pronto lo sabrán”, era todo lo que nos decía. Lo encontramos junto al Padre cuando logramos pasar a la otra dimensión, fue cuando él nos pidió que si queríamos ser su ejército que necesitaba para cuidar del Universo del Padre. Por ello es que el hombre tiene que darse cuenta de la grandeza que representa el Maestro Jesús. Que lo ven, pues sí, él salvador dicen, dicen que se crucificó para que se salvara la humanidad, dijo que ya con eso quedaban lavados los pecados. ¡Ay!, a nosotros nos parece de todo lo que dicen, lo más “necio”, cómo pueden lavar los pecados con la sangre del Maestro que aceptó el sacrificio para que no le olvidaran porque quería cumplirle al Padre que le devolvería a sus hijos. Él nada más dejó abierta una puerta, no las puertas del cielo totalmente, dejó abierta la puerta a la esperanza de que el Padre podría tal vez recuperar a sus hijos, era lo que él deseaba: dejar grabado su nombre en la mente de los hombres y fue por ello que aceptó el sacrificio. Por ello es que nosotros ahora que los vemos de fiesta… bueno, sí hagan fiesta porque hubo alguien tan grande, tan grande que tiene tanto amor, tanta sencillez que nosotros nos sentimos siempre tan orgullosos de ser quienes le atendemos, le seguimos, le escuchamos y seguimos aprendiendo a pesar de los siglos que tenemos de haber logrado nuestra evolución, sigue siendo nuestro Maestro. Pero yo quiero que ya el hombre deje de pensar que porque fue crucificado, ya con eso se salvaron los humanos… ¡Por el amor del Padre!, vean qué planeta, terrible, destruido, convertido en el lugar más… pues vamos a decirlo así, sucio: bacanales sin fin, fiestas por doquier, balazos por donde se puede, maldad en todos lados, alcohol, drogas y una matanza cruel de los animales, y luego dicen que el Maestro comía animales, imagínense un ser tan evolucionado si iba a hacer semejante atrocidad.

Por ello, hoy que empiezan a celebrar que el Maestro Jesús vino a salvarlos, vamos a hacer que entiendan por qué vino a salvarlos; vino a dejar un mensaje, vino porque no quería ser olvidado, vino porque le ofreció al Padre que le recuperaría a sus hijos, él en su inocencia - porque fue inocencia - dijo: “Si yo llego con mucha sencillez, no me pongo una túnica de rey, no me voy a sentar en un trono, no me voy a poner una corona en la cabeza; voy a hablar con todos los seres humanos, desde el más humilde al más poderoso, y curando a los enfermos, Padre, te devolveré a tus hijos”. Ya es tiempo de que reconozcan todo el esfuerzo que hizo para que no le olvidaran. Ya estamos listos para manifestarnos en la Tierra y ya está listo el Maestro para hacer que el hombre vuelva a pensar, ahí está el problema: hacer que el hombre vuelva a pensar. Y es por ello que nosotros hacemos un llamado a la cordura que puede quedar del hombre, sí hemos encontrado personas que nos escuchan, personas que aman, personas que entienden lo que es el mensaje de respeto a la vida, personas que ya se reúnen, seres humanos que nos hacen sentirnos orgullosos de saber que todavía existe amor en la Tierra, pero son tan pocos en comparación a los millones que hay en la humanidad. Cuántos han venido aquí, cuántos se han ido enojados porque no quieren dejar la carne; la carne. Cuántos han venido aquí y han dicho, “Están locos, cómo creen que no voy a brindar, desde cuándo es pecado”, ¿emborracharse?, no, si no hemos dicho que sea pecado, simplemente le están dando de comer al ser de la oscuridad. Pecado es haberse olvidado de su origen divino, pecado es ser un ser que se dedique a destruir la vida que el Padre creó, pecado es no saber quién se es y por qué se existe para venerar el nombre del Padre que con tanto amor le dio a todos sus hijos lo más grande que podría darles. Por ello, hoy apenas va a empezar los días que celebran de que vino un salvador a la Tierra y nosotros les vamos a demostrar que sí vino a salvar a la humanidad pero que están muy equivocados en la forma en la que lo ven. Somos millones, millones de naves circundando la Tierra, millones de seres que quieren trabajar para reconstruir este planeta, millones de seres que saben lo que es el amor, millones también de otros mundos que quieren trabajar porque el Maestro Jesús es reconocido en el Universo y todos estamos dispuestos a hacer algo impactante para que él pueda cumplir con su promesa: devolverle al Padre a sus hijos. Trabajo nos va a dar, pero quiero que tomen este día como algo muy importante, todavía no es exactamente la semana, lo ponen que apenas ayer fue viernes de dolores que porque la Gran Madre lloró, y apenas empezaron a decir que es cuando lo traicionaron, cuando él llegó en un domingo y que lo recibieron con grandes gritos y palmas para decirle que era bienvenido para después traicionarlo…, apenas estábamos viendo todo aquello que sucedió con un dolor muy grande porque estábamos presentes.

Por ello yo quiero quién pueda escuchar nuestro mensaje le digan al Maestro que no fue en vano que haya venido a la Tierra y que no es en vano que estemos millones trabajando para esta humanidad, tantos millones de humanos hay como millones de nosotros estamos con los seres humanos, ¿cuántos?, sumen la cantidad que hay de seres humanos y duplíquenlo en lo que nosotros estamos haciendo, más los millones de otros mundos, más toda la fuerza que está generándose en este momento. Bueno, no estoy empezando a hablar de la “Semana Santa”, como le llaman, estoy hablando de que ya hoy están corriendo a los balnearios, están corriendo a las playas, están corriendo a celebrar, ¡a celebrar!, pues si quiera supieran por qué nacieron y hacia dónde van y por qué existen, que por lo menos entendieran que son hijos del Padre y que entendieran que la vida que el Padre creó se debe respetar tal como él la creó, y que deben de entender que el Padre es el amor y que él todavía no pierde la esperanza de recuperar a sus hijos. Así que por ello yo les digo que hoy quiero que estén pendientes de que empieza a haber movimiento.

El planeta se está moviendo, los cambios son notorios, los climas están azotando por todos lados en una forma en la que ya no lo pueden controlar, el planeta está a punto de ser destruido y no lo vamos a permitir. Por ello quiero que graben en sus mentes que el amor salvará a esta tierra: el amor del Padre, el amor de nuestro Maestro, el amor también de los demás Maestros que vinieron a intentar hacer pensar al hombre y el amor de todos nosotros, que por millones estamos trabajando en la Tierra. Por ello, escuchen nuestra meditación con mucho amor, que es el Padre el que está con ustedes y es nuestro Maestro que quiere que lo vean como él es realmente, como un Maestro que ante todo lo dio todo para que el hombre pudiera recuperar la cordura, cordura que hace muchos siglos perdió totalmente. Trabajemos juntos y enviemos al mal a sus dominios sin que se lleve a tantos seres como ahora tiene aprisionados entre sus garras porque se quiere quedar con la humanidad. Vamos a preparar nuestra meditación y quiero que estén tranquilos porque hay una energía especial el día de hoy, bienvenidos, no muchos, pero los que llegaron bienvenidos para recibir una luz especial que les queremos entregar.

Mensaje después de la meditación:

Si escuchan nuestro mensaje, quiero que se den cuenta de que nosotros parecemos en ocasiones, sí, un poquito repetitivos, pero siempre hay un complemento cada vez que nosotros hablamos, sobre todas las cosas, de lo que es la salvación de esta humanidad. Venimos a salvar a la humanidad, venimos a llamar al hombre, venimos a quitarles ese derecho que tienen de poder destruir su mundo porque dicen que son dueños del planeta, son dueños de la vida que habita en él, son dueños de los animalitos para matarlos y comérselos, son dueños también de toda la devastación que están haciendo de las mismas plantas, son dueños para destruir, eso es lo que a nosotros nos parece increíble. Por ello es que nosotros queremos recordarles que si nuestro Padre nos dio tanto poder y si dio en un todo para que sus hijos existan, y además, le dio un poder inaudito al Gran Maestro, vamos a poner muy en alto su nombre, vamos a poner muy en alto todo lo que él ha logrado para que puedan recordarlo, vamos a poner muy en alto su mente, su figura, su forma de ser, él merece el amor, pero cuando ustedes lo vean personalmente van a constatar la enorme sencillez que lo caracteriza. Yo quiero que estén preparados, ya se acabó el tiempo de la espera, ya estamos listos para la Gran Salvación de este mundo, y ya estamos listos para enviar a este ser de muerte a sus dominios y ya estamos listos para limpiar la Tierra de tanto dolor, de tanta injusticia, de tanta enfermedad provocada precisamente por la ignorancia en la que han vivido. Ya queremos ver paz, ya queremos ver sonrisas en los niños, ya queremos ver alegría en los seres que pueden ser curados, ya queremos que se diga el nombre del Padre con el respeto y el amor que él merece, darle las gracias por todo lo que hace por sus hijos, y ya queremos que no vuelva a suceder lo que ha sucedido en esta tierra. Tal vez algún día el ser de muerte se arrepienta, tal vez algún día estos seres quieran regresar al Padre; el Padre no pierde la esperanza, el Padre dice que como sea sigue siendo su hijo y lo esperara toda una eternidad si es necesaria.

Yo creo, espero que sea pronto que se le ocurra decir: “Ya  me cansé, no voy a lograr ser el Rey del Universo. Ya me cansé de estar tratando de luchar contra algo tan poderoso como es el mismo Padre, y los hijos que le siguen, y el poder tan grande que le ha dado a quienes trabajan para él. ¡Ya me cansé!” Esperemos, por ahorita la soberbia lo domina y dice que regresará a sus dominios y que ahí preparará de nuevo el ataque y que algún día será dueño del Universo del Padre, pero eso no lo va a lograr nunca, además nosotros cada vez crecemos más en mente y en poder y podemos combatirlo perfectamente bien con el arma más poderosa, la del Amor. Así que dígannos si están listos, si no les interesa todo lo que les pidamos y si ponen un sueño en su mente de lo maravilloso que va a ser en corto tiempo vivir en un Paraíso que les vamos a entregar, Paraíso, tal y como el Padre quiere que sea este mundo, tal y como nosotros podemos formarlo, tal y como nosotros queremos que vivan: llenos de amor, de esperanza, con todo sembrado, todo perfecto, casas muy hermosas, trabajo para todos, luz para todos, conocimiento perfecto, viajes a otros mundos, no viajes nada más a “atravesar el charco”, como dicen aquí en la Tierra; no, a conocer el Universo, vivir, ¡vivir!, es lo que queremos que sientan, pero para lograrlo tienen que demostrar que realmente respetan la vida que el Padre creó con amor. Por ello les digo, que este es un llamado a la cordura que les queda y esperemos ser triunfadores como nos hemos propuesto serlo en este tiempo en el que se cumple el plazo para poder llegar a darle al Padre la alegría de saber que va a recuperar a sus hijos, sus hijos que siempre repetimos lo mismo, “sus hijos que ama tanto y que no quiere perderlos”.

Alaniso

Mensaje recibido por Sara A. Otero Platas G. a través de Telepatía Extrasensorial. 28 de marzo de 2015.

La meditación dictada este día, que es la número 713 en la lista de meditaciones, se puede adquirir en Audio CD desde Tepoztlán, Morelos, México. www.guardianesdeluniverso.com (Ver: Material)

Transcripción: AHENA
www.radioahena.com


1 comentario:

aida Ocampo dijo...

MUCHAS GRACIAS....SÍ, ESTAMOS LISTOS...AMADO PADRE...AMADO MAESTRO JESÚS...AMADOS MAESTROS...!!!...NO FUÉ EN VANO TU LLEGADA A ÉSTA TIERRA...GRAN MAESTRO JESÚS...TU HUELLA DE AMOR LA VALORAMOS CON NUESTRO CORAZÓN,MENTE Y ESPÍRITU...NO ES EN VANO, SU AYUDA, AMADOS HERMANOS...ES UN VERDADERO HONOR Y PRIVILEGIO, PODER COOPERAR CON USTEDES...INCONDICIONALMENTE...PARA DARLE A NUESTRO AMADO PADRE, LA ALEGRÍA DE QUE RECUPERE A SUS HIJOS...SOLO ÉSO, ES TAMBIÉN NUESTRA ALEGRÍA, POR EL SOLO HECHO DE DARNOS LA VIDA...CON TANTO AMOR...¡¡¡SEREMOS TRIUFADORES...CON EL ARMA MÁS PODEROSA: "EL AMOR" !!!.

Publicar un comentario