sábado, 8 de junio de 2013

Mensaje antes de la meditación del día 31 de mayo 2013.

Cuando ustedes puedan ver el premio que les vamos a dar, se van a sentir tan orgullosos de no haber claudicado, de haber dicho: “yo creo en los Maestros porque lo que ellos enseñan, es auténtico; yo creo que sí vamos a pasar a otra dimensión; yo sí siento que todo lo que nos prometieron se cumple; yo estoy segura de que en ningún momento nos han mentido”. ¿Que hubo una confusión?, bueno, como les hemos dicho: nos fue útil la confusión porque sirvió de prueba. Cuando se va a una escuela, se tienen que presentar exámenes cada cierto tiempo y se hacen las pruebas; ustedes lo han visto: que llegan y el Maestro les anuncia que ya van a ser las pruebas. Nosotros ni anunciamos; hacemos las pruebas. Tenemos que agárralos como quien dice: “de sorpresa”, para que sepan que un momento determinado ya se les puso a prueba de todo lo que les hemos enseñado. ¿Desde hace cuánto tiempo está llegando gente aquí? Son 20 años más, o menos... 20 años en los que se sentía que llegaban a ver a los extraterrestres, después, a ver a los ángeles, después a que les regaláramos el viaje en una nave. Naturalmente en un principio no sabían nada de que iba a haber un cambio de dimensión. Quién diga que nosotros estábamos haciendo promesas, eso es mentira. Pero sí les decíamos: “va a bajar la nave”, y los veíamos con un entusiasmo mirando el cielo, pero también observábamos cual era su reacción en el momento en el que no se iban a ir en una nave. Escuchábamos sus mentes, pero veíamos cómo decían: pues adelante; el mensaje es muy hermoso, el solo hecho de saber que no estamos solos es muy importante.
Cuando el hombre duda, duda porque no cree en sí mismo, tiene miedo de creer, tiene miedo de esperar algo que pudiera ser fuera de lo que ha conocido, tiene miedo de esperar, tiene miedo hasta de amar. Por ello es que nosotros hemos hecho una selección minuciosa de personas que tenían que venir. Yo creo que la cuenta no la tienen desde hace 20 años; cuántos vinieron unos a curación, otros vinieron a meditar como decían, hacían unas meditaciones muy agradables al principio: que se tendían en el suelo, que estaban con la ilusión de vernos.
Ahora, el largo camino a recorrer para hacer curaciones ha sido muy duro, muy difícil. ¿Por qué? Porque nosotros no damos lo que no se han ganado; se les explica, se les habla de la carne y luego vemos la reacción: “no, no voy a poder; no, yo no puedo vivir sin carne”. En cambio, hay personas que es automático: “tienen razón, tienen toda la razón”; y continúan adelante sin estar pensando en consumir muerte. De todos los que hemos llamado, vamos a decirlo: que nos sentimos orgullosos, muy orgullosos. Ahorita, vamos a decirlo, que es como una milésima parte, pero sí como de una décima en total de todos los que hemos llamado, porque hay mucha gente que ha venido de muy lejos y siguen adelante y siguen buscando la forma de que les escuchen y siguen diciendo que los maestros están aquí. Y entonces sí, el día 21 se convirtieron en el “hazme reír” de muchas personas, o sea, no entendieron que había un mensaje, no entendieron algo muy importante. ¿Realmente son hijos del Padre? ¿Realmente se sienten orgullosos de todos sus actos? ¿Realmente se sienten orgullosos de decir: por lo menos el día que yo parta: voy a ver las puertas abiertas para poder encontrarme con el verdadero paraíso, poder decirle al Padre: Padre, aproveché mi vida perfectamente bien, cumplí, amé, escuché y trabajé? Por ello les digo: son muchos los que vinieron a llenar este salón y muchos los que dicen que: “hasta que suceda algo” o más bien, “no va a pasar nada”, “ahí no pasa nada”. Bueno, si no pasa nada, quiere decir que: no escucharon nuestro Mensaje, y no aprendieron qué es realmente amar y tener el control de sus emociones.
Todos están pendientes y entusiasmados; las naves cada día se ven más, y los cataclismos crecen cada vez más. Hay algo que sí se les ha ocurrido, por ejemplo, en E.U. ¿de dónde surgió ese tornado que no aviso?; era para que se hubiera notado a una distancia grande, poderle avisar a toda la población que se prepararan, no hubo tiempo, ¿de dónde surgió? Naturalmente ya la tierra está trabajando en una forma terrible, ya la misma tierra fabrica todo ese tipo de cosas, porque hay unas cavidades enormes y naturalmente surgen del centro de la tierra una fuerza muy grande que no conoce el hombre. Los volcanes se siguen cada vez más en actividad, y el movimiento del mal, bueno, si dicen que: “no pasa nada”. Díganme ¿qué hacen empezando los huracanes en este tiempo?, y están haciendo un choque, una tormenta tropical con otro huracán; pero van a ver cómo viene de fuerte todo, muy fuerte. Ustedes prepárense para las lluvias intensas, ustedes prepárense para ser escuchados porque ahora sí, que las naves se van a ver en el cielo, se van a ver. Luego, como dicen: ¡ay! pero total, póngalas aquí arriba de mi casa, por lo menos que esté cubierto el cielo de naves. Y que no vayan a decir después que no los dejan ni vivir porque está una nave estacionada arriba de una casa; no queremos tampoco que les vayan a bloquear hasta la entrada de su casa porque hay una nave en la parte de arriba, mejor que sean muchas y estén totalmente en movimiento. Cuando nosotros les digamos: “listos”; es porque todo está perfecto ya; y quiero que estén tranquilos, nada les va a faltar. Yo sé que todos se preocupan por la situación económica, o todos se preocupan porque la familia muchas veces, no está muy bien, sobre todo veo que aman a su familia y su familia no ha querido escuchar el mensaje, van a ver si no hasta se van a arrebatar los mensajes para poder aprender porque van a saber que: el que no esté preparado, no va a conocer lo que es más auténtico y grande. Porque, ¿saben algo?, sí van a lograr pasear en nave y sí van a ver cómo los subimos y los bajamos. Imagínense que los vean bajar de una nave y todos van a decir: “yo también quiero”. Ven que desaparece esa luz y ustedes les van a contar: cómo fue su viaje y lo que sintieron. Entonces, todos van a querer; pues ¿saben qué?: a estudiar, no queda de otra, a estudiar; control absoluto de todas y cada una de sus emociones. Bueno, obviamente pues no las han logrado del todo todos ustedes, pero vemos el esfuerzo; todos los días están estudiando; y cuando ven que alguien los quiere sacar, como dicen ustedes: “de sus casillas”; y empiezan a recapacitar: “no me van a hacer enojar, no me voy a enojar, voy a estar tranquilo, ya no le voy a hacer caso, ¡ah! pero cómo está molestando esta persona, pero no me voy a enojar y no me voy a enojar”; por lo menos se lo repiten ustedes como una clase que están tomando. El tiempo es el tiempo y el movimiento más grande está iniciándose. ¿Cuándo van a ver el cambio de dimensión? Muy pronto o, ¿pensaban que no iba a pasar nada? Yo no entiendo eso de: “no va a pasar nada” cuando están en peligro todos los días. Los que sí tienen contados los días son los seres de la oscuridad, ya estamos viendo en que forma los desprendemos de los seres humanos, o los seres humanos que realmente ya tengan la maldad y quieran estar con ellos, van a llevarse un susto mayúsculo. Pero no crean que porque se den 3 golpes de pecho ya pasaron a la dimensión de la luz, naturalmente que no; pero sí son muchos los que se va a llevar el mal porque va a procurar que se maten, va a procurar que estemos en un momento determinado en peligro, que se odien, que se maten, que estén buscando quien le va a quitar el oro a quién y que sea en una forma u otra trabajando para poder ser después, servidores de ese ser de muerte. Pero esto, es este año y no vuelvan a preguntarme una fecha porque ya vieron qué nervios da una fecha; lo único que sí les puedo decir es: que éste año va a haber un gran movimiento. Justo es que todos ustedes reciban la alegría de saber que se han ganado un lugar con nosotros. Ahora, recuerden cuántos están todavía diciendo: bueno, puede ser que el día 9 yo les de la alegría  de que me vean y me voy a llegar riendo, a ver si acaso llega a suceder algo; o, más o menos dicen: “cuéntame, a ver, ¿qué dijeron?” O luego están pidiendo que les pasen los mensajes ya grabados, para ver si se dignan venir, personas que pueden venir; no estamos diciendo a personas que viven lejos, hay algunos que definitivamente no podrían venir.
Pero hay quienes viven aquí a unos pasos y todavía están diciendo: a mí primero que me demuestren que realmente va a suceder algo y si no, mejor me acuesto temprano, para qué estoy perdiendo mí tiempo. No olviden: leemos la mente, no solamente cuando están enfrente de nosotros, de lejos, a la distancia que estén, sabemos qué piensan.
Recuerden que tienen un protector, un hermano, un amigo que muchas veces lleno de dolor está escuchándolos y está pensando: ¿qué fue lo que lo desvió tanto?, y este ser está triste porque eligió y no le correspondieron. Ya cuando empiecen a ver las naves, entonces sí van a querer: “¿cómo se llama mi ángel? A ver, vayan y pregunten ¿cómo se llama mi ángel?”. Porque, vieran cómo salen con que: “ya se me olvido…, yo le pido mejor al Maestro Alaniso o al Maestro Aliestro o al Maestro Axel”, porque también lo ven como un gran maestro, de los demás, más o menos se acuerdan, pero no es una cosa que los estén llamando continuamente. Pero esto sí les digo: este es un año impactante y además tiene un número cabalístico, el número 13. Pero ya es el tiempo, ya es el momento y se va acabar el mal, no lo olviden: “estamos en guerra contra el mal, no contra el hombre”.
Pero pobre planeta, se quería encargar creo que de toda la humanidad, porque sí estamos evitando muchos más cataclismos que se imaginan, porque las cosas vienen muy serias; la destrucción del planeta es tan grande que ya no podemos controlarlo todo, pero sí podemos apartar a las personas que corren algún peligro; y ¿quiénes pasarán a la otra dimensión en el caso de peligro? Quienes se hayan portado bien, quienes hayan pasado el examen. Pero ya van a protestar: “¿y mi familia?, ¿y si yo me los quiero llevar?”, los ponemos en un lugar seguro que no les pase nada, pero que sepan: que ganarse algo tan grande, requiere por lo menos un poquito de esfuerzo.
Ya llegó el momento y es el tiempo en el que el Padre va a poder saber a cuántos de sus hijos va a recuperar; porque vaya que tenemos un Jefe exigente, quiere por lo menos, tres cuartas partes de la humanidad, ya le dijimos: Ay Padre, si estamos en una cuarta parte para decir que sí los podemos ver dentro del cambio y tú todavía quieres tres cuartas partes, pero lo vamos a intentar. Pero imagínense, todos aquellos que ya habían comprado sus bunquers, se van a ir a meter de repente porque sí vienen cataclismos muy fuertes, sí se van asustar.
Ustedes no se preocupen, ustedes están protegidos y en cualquier momento ya van a poder pasar las puertas dimensionales que les hemos prometido y van a poder conocer ese lugar maravilloso que tenemos listo para quienes con amor están a nuestro lado y con amor nos escuchan. Así que, pues sí, quieren meditación de un viaje; bueno, pero también es bueno que sepan qué es lo que está sucediendo porque esa parte de los mensajes casi nadie los adquiere; entonces también lo ponemos dentro de la meditación, pero sigo diciéndoles: sean firmes, sigan adelante, prepárense porque tenemos algo muy hermoso para quienes se han quedado escuchando directamente nuestro mensaje.
 
Mensaje final después de la meditación:
 
 
Bueno, espero que les haya gustado este relato. Mi hermano A-Viatar me decía: yo quisiera mostrarles lo que va a ser el Nuevo Amanecer para que todo ser humano tenga la oportunidad de poder regresar al lado del Padre. Mis hermanos y yo, todos desearíamos poner imágenes en sus mentes, sacarlos de sus errores, quitarlos de su violencia, quitarlos de sus vicios, soltarlos de esos seres oscuros de los que están atrapados. Por ello, vamos a hacer cosas que realmente les impacte para que podamos recuperar por lo menos, una gran cantidad de seres humanos para que habiten en esta tierra ya convertida en un verdadero paraíso. Pero naturalmente también yo les digo: ¿quién va a querer ir a nuestros mundos? Porque nosotros a quienes han sido fieles y constantes les queremos dar un premio muy especial: conocer realmente lo que son los paraísos; ni idea tienen ustedes de lo que nosotros hemos logrado con tantos millones de años de evolución. Pero eso sí les digo: sé que no se van a querer separar de sus familias y si sus familias han sido un poquito rebeldes para entender, pues sí vamos hacer que pasen; pero que naturalmente pues no les toca el premio mayor de irse con nosotros a viajar a ese lugar increíble que nosotros habitamos. Ya sé que van a protestar: “pero ellos son buenos y van a entender”. Sí, pero tienen que aprender, se les dio la oportunidad, ustedes les hablaron, les dijeron por qué no deberían comer muerte; ustedes les dijeron repetidas veces lo que tenían que hacer y hasta que no ven algo impactante entonces: ¡Ah, sí tenías razón! Pero por eso yo les digo, los premios los tenemos separados.
Ustedes han visto: vamos a suponer que hay una graduación en una escuela, no a todo mundo les van a dar el premio mayor; o sea, a veces se les da un diploma muy grande, una banda de honor, muchas cosas que les dan; son pocos, siempre son pocos, pero no por eso expulsan a toda la escuela, nada más les dan sus grados que les corresponde a cada uno tomar y  después la oportunidad para que a otro año continúen aprendiendo. Y aquí va a ser que en otra Era continúen aprendiendo.
Prepárense que este año va a ser crucial; un poquito cansado el trabajo pero maravilloso recibir el premio que les hemos preparado; así que prepárense muy bien, que como siempre les he dicho: es un Padre el que les va a agradecer que le ayuden a recuperar a sus hijos.
 
Maestro Alaniso
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario