lunes, 17 de junio de 2013

Mensajes de antes y después de la meditación del día 7 de junio 2013.

Mensaje antes de la meditación del día 7 de junio 2013:

Díganme algo que es de suma importancia, sí ustedes hubieran partido el famosa día 21, ¿qué hubieran hecho? Dicen: “ser felices,” sí, pero ¿no creen que se habrían olvidado de mucha gente que va a tener la oportunidad de poder pasar a esa otra dimensión?
Les hemos preparado muy arduamente para que conociendo el mensaje puedan transmitirlo. Es un mensaje sencillo que lleva consigo mucha fuerza, mucho amor, y sobre todas las cosas, que totalmente es un mensaje que no podría dar un ser humano. Si alguien se da cuenta, de cómo hemos ido llevando todos los mensajes, se darán cuenta también, que naturalmente nosotros sabemos cómo los vamos llevando de la mano. Hablamos mucho del 21 de diciembre, ¿por qué? Porque coincidía la fecha con el fin de una Era, pero se nos mezcló con todo el ruido que hicieron: que venía un fin del mundo; y se hizo una confusión muy especial, que tristemente, se los vamos a confesar: que lo dejamos. Por esto: teníamos que ver qué tanto habían aprendido, qué tanto realmente deseaban ayudar a todos los seres que les rodean, cuánto amor podían poner para que no se quedara por lo menos, una gran cantidad de los que son sus propios parientes o sus amistades o muchas personas que no han tenido la oportunidad de escuchar el mensaje.
 Es un planeta que ustedes saben cuántos millones de habitantes tienen. Dentro de esos millones de habitantes hay gente buena, hay gente que puede cambiar de un día para otro porque lo que les ha sucedido es: que no tienen esperanza, no tienen ilusiones, ya nada más piensan muchos: “espero que cuando me muera exista un cielo y exista justicia, y algún día pueda ser feliz”; pero ni de eso están seguros. No conocen qué es cambiar de dimensión, no conocen cómo se puede partir a otra dimensión como nosotros se los hemos enseñado a ustedes y también entender con toda claridad que la muerte no existe. No existe absolutamente para nadie.
Ya les hemos explicado que hace muchos millones de años el Padre nos creó a todos y a todos nos dio un regalo único: “somos eternos”. Van a decir: será un regalo, será un recorrido interminable; pero si ustedes vieran que hermoso se vive cuando se vive bajo las leyes divinas del Padre, que maravilloso es caminar por un mundo en el que todo es perfecto, ver cómo las flores crecen cada vez más hermosas, conocer todos los secretos de la vida.
Nosotros hemos aprendido a conocer desde cómo se forma una vida en el vientre de su madre, pero con todo detalle; nosotros tenemos un equipo tal, tan maravilloso que cuando les mostremos que hermosa es la concepción, se van a dar cuenta de lo hermoso que es también ver cómo los animalitos se forman precisamente esas vidas que el Padre creó para que pudieran poblar cada una…estamos hablando del universo, no estamos hablando del planeta tierra, ni de la galaxia a la que pertenecen; estamos hablando del universo.
Para muchos seres humanos que son unos grandes científicos, dicen que por ahí, creo, que encontraron un planeta que podría tener la forma de vida de la tierra y que probablemente se podría habitar. Si vieran que maravillosos mundos nosotros conocemos y cómo nosotros vemos que tantos seres que han aprendido a amar, viven en perfectas condiciones sin “matarse” naturalmente, sin pelear por un pedazo de tierra, sin odiarse, sin pensar que alguien tiene que ser superior al otro; hay una paz total. Naturalmente en muchos mundos, hubo cierto movimiento que podría haber sido un peligro, pero nosotros por ello hemos viajado en todo lo que representa el universo, somos poder.
El poder que el Padre nos dio es “inigualable”; ningún ser humano podría imaginarse tener una mente que pueda lograr: “todo lo que se proponga lograr”. Nosotros podemos mover un planeta completo con la mente, podemos construir en el tiempo de ustedes… vamos a decirlo así, que no nos llevaría más de una semana poner toda una ciudad completa, llena de torres y de cosas impresionantes, y sobre todas las cosas, sembrado. Tenemos una tecnología más allá de lo que se imaginan de lo que es sembrar y que crezcan las plantas a una velocidad inimaginable. Tenemos todo el equipo para trasplantarlas de un lado a otro; nosotros no destruimos nada, absolutamente nada. También las plantas son sagradas. ¿Por qué? Porque son una vida que el Padre creó para que nos acompañaran, nos dieran frutos, nos dieran sombra y también… sí, claro que se puede, tomar fibra de las mismas plantas para formar la ropa que nosotros utilizamos. Naturalmente jamás se nos hubiera ocurrido matar a un animalito, tomar su piel para cobijarse.
Todo es en el universo, tan perfecto; hay seres de todos los tamaños, hay seres muy pequeñitos. Como les hemos dicho ya en otras ocasiones: existen las hadas, los duendes; pero existen seres que no miden más de 25 centímetros y así es todo su planeta, todo proporcionado, su estatura, y nosotros vamos y les ayudamos para que todo sea perfecto. Entonces, imagínense qué hermoso se ve, qué tamaño puede tener un perrito o cualquier tipo de mascota que tengan; los mismos animales que están poblando ese lugar, todos son pequeños, todos adaptados precisamente a la gravedad de sus mundos, así como también que se los hemos dicho antes: hay la tierra de los gigantes. Ellos son inimaginablemente perfectos y del mismo tamaño es todo lo que representa la vida que le rodea, y por ello, pues como que si entraran a ese planeta y se encuentran ustedes con algún de sus animales, se llevarían un susto tremendo, son tan grandes como son ellos, pero todo es perfecto.
Tan hermoso universo, tan perfecto, su giro continuo que es matemáticamente perfecto y que es lo que logró la evolución. Por ello es que ahora nosotros estamos dispuestos a todo para que este planeta no se desintegre; este planeta era un paraíso y volverá a ser un paraíso dentro del tiempo exacto que tenemos que entregarle al Padre cuentas de lo que representa el cambio que tiene que llevar a cabo este planeta.
Yo quiero que todos ustedes estén conscientes de que han hecho un compromiso con el Padre; nada de que: no me hace caso el Maestro, no me alcanza el dinero, tengo mucho miedo al futuro; si el futuro está muy cercano y el futuro que les espera es lo más increíble que podrían imaginar. Así que díganme: ¿están dispuestos a trabajar sin descanso? Naturalmente van a decir: ¿nos vas a dejar dormir Maestro?, eso es definitivo, porque no han llegado al grado de tener tanta energía como para no dormir; se tienen que recuperar del exceso del trabajo del día; pero con un alimento equilibrado, adecuado, y con nosotros a su lado, todo es posible.
 Por ello les digo: ya es el tiempo. Avisamos que empezaba la “Nueva Era”; no exactamente… vamos a decirlo: “en su calendario 21 de diciembre”, sino que coincidía ese tiempo con el tiempo en el que se marcaba el cambio radical que tenía que tener todo lo que es esta galaxia, para afilarse hacia la “Nueva dimensión”.
Ya se terminó la Era de Piscis, que era como ustedes lo conocen, para empezar la Era de Acuario. Muchos dirían: bueno, pero aquí decimos al revés: aquí decimos Piscis a Aries. Sí, pero todo lo hacen al revés, no nos sorprende, en todo están equivocados, pero sí quiero que se digan: qué bueno que tuve paciencia, qué bueno que no claudiqué, qué maravilloso es saber que están ellos con nosotros, y qué increíble es saber que el futuro que nos aguarda va a ser tan perfecto que cuando estemos ya viendo nuestro planeta convertido en un paraíso; y podamos viajar, porque nos los vamos a llevar a conocer el universo entero, es cuándo van a decir: qué bueno que tuve fe, qué bueno que no claudiqué. Ahora bien, que van a regresar los que se fueron, sí, pero van a tener que aprender a darse a sí mismos el conocimiento que ustedes han recibido.
¿Cuántos mensajes grabados? Por ello hay algunos que hasta da la impresión de que estamos repitiendo. Me parece que como Maestro, tenemos que ser reiterativos para que puedan asimilar las partes más importantes de lo que enseñamos; pero los vamos llevando de la mano para aprender: qué es el pensamiento, qué es el amor, quién es el Padre y cómo es que este ser de muerte se va adueñando de este planeta; pero sobre todas las cosas, “el amor”. ¿Qué es el amor?, eso es muy importante que lo entiendan.
Pero recuerden, en este momento estamos dando un aviso, estamos mostrando al mundo entero nuestra presencia. Ya no pueden negar que hay infinidad de naves o de esferas y de todo lo que se ha visto; no pueden negarlo, es un hecho, estamos en la tierra. Pero no olviden que el mal ha trabajado intensamente para decir que: todos los extraterrestres son malos y que los buenos están en la tierra.
¡Hay que combatir a los invasores porque, cómo van a invadir: “un planeta tan perfecto, tan bien cuidadito, con tantos seres humanos tan buenos, tan tranquilos que saben amar, que saben tener un solo conocimiento para amar al Padre, que han respetado todas las leyes divinas, que han escuchado a los grandes Maestros, que han llevado acabó todas las enseñanzas.” Creo que esto sonó como si me estuviera yo burlando un poquito, pero más o menos.
Entonces, dígame una cosa: si han tenido fe, han tenido constancia y no importa que están recorriendo un poquito de distancia; van a ver las distancias que les vamos hacer recorrer para llevar el mensaje por todo el mundo, pero ya en forma diferente, ya con nosotros llevándolos y ya haciendo cosas increíbles.
 Por ello les digo: su meditación es importante, porque recuerden que estamos cambiando su energía; la energía que ustedes tienen todavía les falta un poco, tenemos que ponerlos muy fuertes para  que en el momento en que entren a una nave, no les afecte en nada y puedan acompañarnos en todo lo que representa esta misión. Entonces como siempre, nuestra meditación lleva un mensaje y con todo nuestro amor les digo: estamos aquí todos, los 9, nuestro Maestro siempre está presente porque nuestro Maestro Jesús se comprometió con el Padre en que le dejaría este planeta convertido en un paraíso con todo e hijos, así que él Maestro sí… dentro de su sueño más maravilloso era salvar a la humanidad. Vamos a ver qué tanto logramos y vamos a ver qué tanto podemos hacer en este corto tiempo que queda para el cambio de dimensión, muy cortó.
 Ahora no me digan: ¡queremos fechas!, porque ya saben que las fechas causan mucha angustia, pero sí les digo que este año es crucial y el tiempo se cumplió y el tiempo es hoy y el tiempo es para iniciar un tiempo nuevo para esta humanidad que tristemente no sobreviviría mucho tiempo con todo lo que ahora está sucediendo.

Mensaje después de la meditación:
Cuando ustedes escuchan todo lo que nosotros les estamos…  pues contando, narrando; ustedes sí se llenan de ilusiones. No falta quien les va a decir: ¿todavía les crees?, ustedes saben muy bien, de una forma u otra, todos han recibido nuestra protección. No los hemos hecho millonarios ni nada por el estilo, porque sería un caos que en un momento determinado fueran millonario; pero sí queremos que tengan suficiente para dejar todo en orden para que puedan trabajar libremente, no para que se estén angustiando: y ¿cómo quiere maestro, que me vaya yo a trabajar si tengo que llevar la comida, si me falta…?, tengo que pagar la luz, el gas, el teléfono, todo lo que tengo que hay que pagar; les tenemos que dar todo lo necesario para que puedan vivir perfectamente bien y nos representen vestidos adecuadamente, o sea, en una forma sencilla pero elegante. Por ello les digo: estamos en el tiempo. Nuestro Maestro ya está impaciente con todo lo que tiene que hacer. Pero él dice: “yo un día le dije al Padre, te voy a devolver a tus hijos”; pero naturalmente el ser humano pensó qué el solito, llegando a la tierra, dejándose crucificar, subió al cielo, abrió las puertas y… ¡pásenle, pásenle todos como están! Imagínense, yo creo que esa es la idea más aberrante que puede haber. Él  va a abrir esas puertas… no es abrir puertas, es simplemente: conocer cómo se camina por túneles dimensionales, cómo se llega a cualquier otro mundo, cómo se puede conocer lo que es la vida, la vida maravillosa que el Padre nos dio; y nuestro Maestro nos ha enseñado tanto… Nosotros tenemos poder y tenemos conocimiento, pero aunque no lo crean, él es superior a nosotros. Imagínense con el poder que tiene y que haya aceptado que lo hayan humillado, que haya sucedido lo que sucedió. Fue su decisión, nosotros lo respetamos; ¡Ah pero gracias!, así que: bendito sea el Padre que no se le va a ocurrir ninguna otra cosa de esas, porque ya no podemos soportar una injusticia tal. Pero abrió las puertas del cielo, sí, porque están los seres humanos preparándose para poder entender cómo va a ser el cambio. Recuerden  que no hay fin del mundo, es un cambio; y no olviden pasar el mensaje. Ahorita se van a reír de ustedes, no se preocupen; ya sabemos: que son los loquitos que van ahí al lugar ése, donde les cuentan muchas historias y… es una secta: pues ¿cómo que no podemos comer carne?, ¿cómo creen que vamos a dejar de comer carne? Eso es lo que a nosotros nos da dolor, tristeza, porqué el ser humano dejó de amar tan profundamente que no les importe el sufrimiento terrible que les causen a los animalitos. Cuando vemos cómo se ponen sus abrigos de piel y cómo se ponen orgullosos por lo costoso que es cómo dejaron al animalito despellejado y casi siempre vivo, entonces no es posible. No, nos sentimos nosotros mucho dolor, ¿qué le paso al ser humano? Ya sabemos que el mal los aconsejó pero hay la parte de cada uno, lo que pueden pensar y razonar; porque a ustedes en una forma u otra también se les acercaron estos seres y sin embargo fue fácil pensar que había que respetar la vida y fue muy fácil aceptarnos. Sí hubiéramos querido tener aquí lleno o ya poner bocinas por todos lados, pero lo vamos a lograr; se va a hacer en grande, tan grande realmente porque no podemos decir que nosotros perdimos esta guerra, la guerra contra el mal, la guerra para devolverle al Padre sus hijos, la guerra para que nosotros podamos decirles: que ya es tiempo de vivir, no de morir, ya es tiempo de creer y de poner un sueño en cada mente para que puedan saber que sobre todas las cosas: los niños, son las nuevas generaciones, los pequeñitos nacieron para vivir. Todos han sido seleccionados en una forma especial y aunque en cierta edad algunas personas los han maleado, nosotros les quitamos eso; pero los niños, son las nuevas generaciones y este planeta quedará poblado de nuevo, pero ya repartido, ya no van a estar amontonados en una ciudad, y los campos hasta sin sembrar por las cantidades enormes… ya todo va a estar perfectamente bien repartido. Entonces síganse preparando que nos sentimos orgullosos de saber: que contamos con ustedes para dar este mensaje que tan solo es de amor.
 Maestro Alaniso.


Mensaje recibido por Sara Alejandra Otero Platas a través de Telepatía Extrasensorial.

Transcripción: Equipo AHENA
www.radioahena.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario