lunes, 1 de abril de 2013

Mensaje antes y después de la meditación del 22 de Marzo, 2013


Por lo  menos veo que llenos de amor han llegado aquí y que tienen mucho sentido del humor. Los veo contentos, llenos de esperanza por todo lo que nosotros les vamos a dar, confiados en que tiene que suceder algo maravilloso muy pronto.
Yo sé que dicen: -es que no hemos visto las naves-. No les ha tocado, pero sí se han visto y se han visto ya naves haciendo figuras en el cielo, pero no podemos ponerlo todo  de golpe. Recuerden que tenemos que ir anunciando nuestra presencia porque hay mucho miedo, más bien hay la propaganda de que vienen manejando los reptilianos. Los reptilianos… pues, yo hasta ahorita por ejemplo como Maestro les digo que no he visto ningún reptil manejando naves. Dicen que son seres que tienen ojos de reptil y que se metieron en el cuerpo de otros seres humanos. Ese tipo de posesiones tampoco son las que están sucediendo. Ya les hemos dicho que los seres oscuros se van metiendo, sí, como larvas, al meterse al cerebro para empezar hacerles sentir que solamente teniendo todo el oro, matando mucha gente, haciendo cosas indecibles es como pueden tener el respeto o sobre todas las cosas “sentirse que realmente fueron los más grandes y que con ese exceso de dinero fueron felices” cuando jamás lo fueron. Pero sí les digo, “sí están viéndose las naves y que lo digan algunas de las personas que saben que se están viendo.
 Quiero que no duden, si están ya dispuestos, han hecho un esfuerzo muy grande, han tenido mucho tiempo, lo siento por los que se suponen que tenían mucho tiempo viniendo y que siguen con los Maestros pero de lejecitos, donde no se cansen, donde les convenga llegar, cuando les convenga. Cuando nosotros ya hagamos algo impactante entonces sí van a llegar corriendo a decir “aquí estamos”.
Sabemos quiénes en muchas ocasiones no pueden venir. Quiero que entiendan que les tenemos “checados” como dirían ustedes, todos y cada uno de sus pensamientos. Podrán decir que sí, podrán decir que están conscientes de nuestra presencia pero nosotros sabemos cuándo no lo están. Nosotros conocemos todo lo que pueden sentir o pensar y a todos los que han venido los conocemos profundamente, todos. Calculen cuántos han venido a este lugar. Si sumamos pues hacemos un buen número. Hay quienes han llegado por curiosidad, que querían venir a meditar, unos se imaginaban que iban a entrar a un lugar al que los iban a sentar en flor de loto y que iba a haber algo espectacular o una meditación de esas en las que no aprenden nada, pero que tal, aprenden a sentarse y a cerrar los ojos, hacer sonidos con la boca, pero no aprenden. Dónde está el conocimiento de cuál es el cambio de los pensamientos, dónde está el amor, dónde está el conocimiento del respeto a la vida, dónde está el conocimiento del porque se pertenece a un Universo infinito, dónde está el conocimiento de quién es realmente el Padre, porque su Dios del humano, pues es un Dios que qué bueno que no existe, ese Dios castigador, severo, en ningún momento muy magnánimo. Ah bueno, si llegan de rodillas sufriendo, entonces sí, va a decir: -está bien levántate y acércate, ya sufriste, te perdono-. Eso es mentira.
 El Padre quiere a sus hijos felices, el Padre quiere que sus hijos amen, el Padre quiere que sean todos una sola fuerza, por ello les digo, hemos visto venir pues varios cientos de personas, yo creo que rebasamos algunos miles. Son exactamente 20 años de que se han hecho las meditaciones y saben cuántos por lo menos se quedaron de vegetarianos, muy pocos. La mayoría volvió a caer en la tentación de que tienen derecho a comer su carne porque si no se van a debilitar: -ya me dijo el doctor que tengo que comer mi carne porque si no me voy a enfermar y me voy a morir-. Y a los que están muriendo de las enfermedades letales, pues nadie les ha dicho que al estar comiendo la carne es lo que los está matando.
 Por ello es que yo les digo, hemos hecho el llamado, pero ¿saben algo? A todos los que llamamos los vamos a recuperar. No con los mismos honores y el mismo mérito que va a tener el que ha sido constante y fiel con nosotros. Porque eso de que: de lejitos, ahí me informan, a ver que dijo el Maestro, déjame ver si me conviene regresar. Eso sí está mal. ¿Por qué? Porque no es un lugar de “contentillo” como dirían ustedes. Naturalmente sabemos a quienes sí se les está dificultando, si es el tráfico… pero son pocos. Pero definitivamente los tenemos bien medidos. Conocemos hasta lo más profundo de su mente. Así que ustedes pónganse alertas porque a todos ustedes los conocemos hasta lo más profundo de sus pensamientos. Los vemos cuando entran en depresiones, que también: -el Maestro no nos da lo que nosotros creíamos que nos iban a dar porque esperábamos que nos dieran lo que no ha sucedido-. Lo que va a suceder va ser tan grande e impactante que naturalmente no crean que vamos a estar aquí también nosotros muchos años diciendo lo mismo. Esto es ya.
 El planeta que ya no tiene la misma consistencia, el planeta se está inclinando y el planeta ya va a tener unos cambios tan bruscos de temperatura que se van a sorprender. Por un día van a tener un calor intenso y al otro día puede venir otra vez un frio como el que tuvieron. Entonces pues mejor manténganse con su ropa de frio a un lado y la de calor al otro lado y estén listos porque cada día va a haber más naves, hasta que llegue el momento en que realmente se vea el cielo cubierto de naves y van a ver el ruido que van hacer todos aquellos que dicen que: “los reptilianos vienen a atacar” o, no sé qué tipo de monstros, porque el hombre cree que en los seres de otros mundos como es el hombre de esta tierra o que son como los demonios que son los que realmente han hecho un verdadero trabajo de dominio sobre este planeta. Pero yo quiero que estén más tranquilos y que si no pueden venir, nosotros lo sabemos: si es por flojera, si es porque “ahí que me informen que dijeron”. Cuando es por amor eso lo sentimos. Por eso a lo mejor se los puse un poquito difícil porque tenían que venir de noche a este lugar. Las grandes cosas no se dan fáciles, se tienen que ver el esfuerzo y el amor que le ponen a lo que nosotros damos, porque van a ver ustedes que a los que ahorita bromeaban que iban a ver a los 9, ya va a llegar el día cercano. En este año, tienen que suceder muchas cosas y este año es crucial para el cambio que tiene que suceder dentro de esta tierra que esta terriblemente contaminada, que si no la limpiamos caerían pronto como si les hubieran echado un insecticida a los humanos porque van a caer como moscas con insecticida por las enfermedades, como la contaminación del aire.
Así que sí es muy urgente que ya nosotros hagamos todo lo que nosotros les hemos prometido.

Mensaje después de la meditación:
Cuando ustedes escuchan a mi hermano Aliestro, se dan cuenta del dolor que tenemos nosotros interno, al ver que hemos intentado tantas veces llegar a lo más sensible de sus mentes. Porque todos aquellos que hemos llamado siempre los vimos como gente buena, como personas que pueden tener las cualidades para prepararse para esta misión. Naturalmente no esperábamos que todos los que hemos llamado iban a tener la paciencia  de estar hasta el final porque por ejemplo: con que hubieran adquirido los mensajes, con que se hubieran estado preparando en sus casas, con que hubieran realmente dedicado con todo su amor a todo lo que nosotros les hemos pedido.
Yo creo que nunca hemos pedido nada que no sea como dirían ustedes “lógico”. Hemos pedido amor, hemos pedido constancia, hemos pedido entrega, pero entregas para el Padre, para este Padre que hoy esta triste todavía, porque también ha visto cómo van reaccionando los seres humanos. Ustedes no se preocupen si muchos  han desertado y muchos otros que se han llamado para curación se curaron y se desaparecieron porque ya estaban curados y regresan si les vuelve a doler algo o muchos otros por lo menos escucharon que habían sido llamados. Pero que de repente vamos hacer un movimiento en grande, lo vamos hacer y de que a todos ustedes los tenemos protegidos al máximo más allá de lo que se puedan imaginar. Ustedes siempre díganse: “claro que entendí, porque entendí que es amar al Padre, entendí que es prepararse, sentí esa fuerza que tienen nuestros hermanos y creo que puedo vivir para realmente después vivir en ese Universo infinito que deseo conocer.
Cuando hemos visto que se desaniman porque ya tenían la esperanza de que iban a ver a sus seres queridos, ya les hemos dicho que en un viaje astral se puede lograr. Claro que se puede lograr.
Ya no nos creen -primero nos dijeron que nos iban a pasar caminando y que ya nos íbamos a encontrar en el paraíso ya nos íbamos a quedar con nuestros hijos-. El tiempo es relativo, el tiempo ya se cumple, entonces naturalmente que los seres queridos es lo último que no se ha ido y se están preparando también, están meditando y también están haciendo cosas increíbles porque naturalmente no crean que se fueron y se quedaron nada  más a ver que podían haber aprendido. También los hemos puesto a trabajar, los hemos puesto a estudiar, los hemos puesto a sentir todo lo que nosotros queremos que sientan. Pero sí les pido con todo mi amor que sigan adelante como hasta ahora y espero ver en ustedes esa luz que vamos a poner en su frente que les va a dar esa felicidad de realmente poderse mover con nosotros y de ser parte integral total de este ejército. Porque ustedes dicen que no. Sí los vamos a llevar a las naves y van a poder ver como trabajamos nosotros y los vamos a transformar en seres que puedan ser escuchados. 
Esto que ha sucedido aquí no es un juego, es muy grande y me siento muy agradecido con quienes son fieles y firmes ante este mensaje que hemos preparado. Por ello les hemos dicho, ¿qué no podrán las otras personas, cuando no vienen, nada más piden su meditación, a escuchar el mensaje?  O, no debe de ser importante lo que este Maestro Alaniso expone en esta meditación. Por ello les pido que transmitan todo lo que nosotros estamos dando porque queremos ser triunfadores en grande, porque vuelvo a repetir como siempre, es un Padre que sigue llamando a sus hijos y está muy triste porque en esta tierra al olvidárseles de pensar se siente lo han olvidado.
 -Alaniso

1 comentario:

Publicar un comentario