martes, 5 de febrero de 2013

Principio del Mensaje del día 26 de Enero 2013.

Deseo que esta noche, que nosotros tenemos considerada como una gran noche, sea muy especial para todos ustedes. Como vemos que hay Amor, que no están juzgando (si hacemos, si damos, si no damos), que están pensando con toda claridad qué representa estar dentro de esta misión, entonces nosotros nos sentimos enormemente orgullosos de todos y cada uno de ustedes.
Quiero que interpreten perfectamente bien que es “el tiempo se cumplió”. El tiempo de los tiempos en el infinito del tiempo, es un tiempo en el que todo se tiene que dar y todo tiene que ser y el tiempo en el que nosotros estamos trabajando, es un tiempo sumamente importante para no equivocarnos. Estamos preparando algo muy grande, muy muy grande. va a haber mucho ruido, entonces sí se van asustar, van a decir que si era en serio, que ahí están los maestros, que qué bonitas se ven las naves para quienes creen en nosotros, pero para quienes no, va a haber una gran expectación y sobre todas las cosas, mucho miedo. Miedo porque se encarga el hombre de decir cosas que ni sabe, ni conoce. El hombre todo lo ve fatídico, todo lo ve malo; en las religiones, ah como nos estorban las religiones, porque las religiones ponen sus reglas, sus leyes y dicen que son los que tienen la verdad absoluta -que como dijo el profeta tal, que porque dijo es otro profeta, que porque está escrito en el versículo tal-. Entonces están olvidándose que lo más importante de todo es que vino nuestro Maestro Jesús a dar un mensaje de esperanza también a la humanidad, vino con un fin, desear que el hombre piense, desear que el hombre cambie, desear que el hombre vuelva hacer vida como el Padre lo creó.

Nosotros hemos llamado a tanta gente, naturalmente muchas personas que sí les es totalmente imposible venir en la noche, en eso estamos totalmente de acuerdo; y además de repente llegan a curiosear y se les hace que no paso nada, que mejor adquieren los mensajes grabados y hacer un esfuerzo tan grande les implica mucho problema, viajar de noche, llegar hasta acá, piensan que algo les pueda suceder, lo cual quiere decir que no saben cómo les cuidamos. Cada uno de ustedes va con una escolta total para poder pasar por donde tengan que pasar. Somos mentes de muchísimo poder, somos seres que hemos preparado esta misión durante muchos, muchos siglos, somos seres que aprendimos a amar, a creer, a crear y sobre todas las cosas, sí tenemos la esperanza de poder salvar un gran número de humanos.
Como dicen ustedes, en esta ocasión, ya se iban a ir unos pocos y nos iban a dejar con todo el paquetote, vamos a decirlo, como hablan ustedes: -a ver maestro como consigues otros que pasen el mensaje porque nosotros ya estamos cansados, ya no queremos pagar nuestras deudas, ya no queremos enojarnos con nadie, porque no vas a dar una casa muy bonita, porque vamos a tener todos los privilegios que un ángel.
Por ello nosotros se lo decimos, sí somos maestros muy exigentes, mucho muy exigentes, porque esperamos que se lo ganen. Cuando vemos que hay tanto desaliento, porque calcularon mal. Nosotros dijimos que la fecha dada por los Mayas estaba correcta, cambio de ERA, se cumplió el tiempo, ya son los25, 920 años, no se les ocurrió pensar que entonces falta muy poco tiempo para que nosotros podamos ya dar todo lo que hemos prometido y para manifestarnos en forma muy grande en la tierra. Además que tienen que recordar, que el calendario nuestro y el calendario de ustedes, los hombres, es totalmente diferente, ¿Por qué coincidimos con un 21de diciembre? Teníamos que dejar alguna fecha que pudieran intentar recordar algo que les dijera que iba a suceder algo importante pero naturalmente el tiempo dentro de nosotros es un tiempo que ahora estamos nosotros moviendo para poderlos ayudar a pasar a otra dimensión. Porque sí, ya se acabó el tiempo de la espera, ya el planeta tiene que moverse y ya tenemos nosotros entregar cuentas al Padre y por el momento tenemos unas cuentas muy, muy tristes porque si nuestro maestro, que hizo todo el esfuerzo, que dejó su recuerdo en la tierra; lo único que logro es a verlos separados a todos en su nombre, entonces, pues nosotros también, hacemos todo un esfuerzo por hacer que el hombre escuche. Me van a decir, -pues tan fácil, como ustedes aparezcan- y verán que tenemos aquí una legión de seres humanos queriendo escuchar, arrebatándose el lugar para poder llenar, peor de lo que es cuando canta un conjunto de esos que tanto les encanta a los jóvenes, peor que eso, podríamos hablar con voz muy fuerte, pero díganme si se van a grabar en la memoria todo lo que hemos puesto grabado en los mensajes, tenía que estar grabado, si no jamás podría llegar realmente a la mente de quienes escuchan.
Yo soy un maestro y he observado perfectamente bien a la humanidad, yo soy un maestro y he buscado en todos los rincones de la tierra, en donde están los seres que realmente pueden llegar a pensar. Yo soy un maestro que desea el bienestar de la humanidad, que no quiere ver el caos que podría suceder si no estuviéramos aquí, porque como hemos dicho, si no estuviéramos aquí, ya una guerra nuclear hubiera acabo con todo y el planeta, sería una bola de fuego o una bola consumida, sin vida; ya sin sentido, podría decirse que se movería y habría que sacarlo completo y al sacarlo completo también se desequilibraría el sistema planetario.
Por ello yo quiero que digan ustedes: “¿qué es lo que nos han dicho los maestros durante todo el tiempo que hemos escuchado el mensaje?”, -muchas cosas muy hermosas y muchas ilusiones pusieron en nuestra mente-, y ahora ya lo vieron ustedes, ya se desilusionaron porque no se escaparon de sus deudas, porque no se escaparon de problemas. Sí se van a escapar, vamos a decirlo así, porque el tiempo realmente es muy corto y ahora que veo a unos pocos deseosos de participar en nuestro mensaje, les digo que, si no sienten lo que les estamos diciendo entonces están muy insensibles, pero saben la energía que van a recibir ustedes, lo que iba a ser la energía para muchos, va a ser para los pocos que llegaron con tanta fe. Yo creo que podemos ser triunfadores, a pesar del ser humano.
Creo que entienden cuál es el dolor que tenemos ahora, ver para creer. El ser humano no nos pudo demostrar que podían creer para ver, pero lo que van a ver lo que nos han escuchado, va hacer más grande de lo que se imaginan, lo que vamos a dar, va a ser una recompensa más allá de lo que pudiera pensar que pudiera recibir un ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario