viernes, 17 de junio de 2011

Entrevista a Sarita Otero. Programa Horizontes: ¿Adónde van las Almas de los Difuntos?

¿Puedes tú comunicarte con los espíritus de los difuntos?
De poder sí, porque lo conocí en un principio, de deber, no. Porque Alaniso no me lo permite, porque dice que dejemos a las personas que se fueron en paz y cuando empieza uno a disque llamar; si es una persona que ya encontró su paz,  estas abriendo canales para un espíritu de la oscuridad que puede tomarte el pelo. Qué bien que se enteran por quien preguntas y todo. Te pueden engañar, pero bonito, y se hacen pasar por el familiar y además son muy tramposos y entonces el deseo de saber. Yo he visto  personas que dicen: ¡tú tío te está contestando, tú hermano!,” ¿pues qué están todos vagando o que cosas? No, están también en sus lugares donde les corresponde, pero como, si hay espíritus que andan vagando, esos son los que hacen ese juego, entonces no es bueno. A mí no me dejan ya, si lo puedo hacer, pero no me dejan.

¿A dónde entonces se supone que se van las personas que mueren, pero sobre todo, aquellas que se fueron sin haberse arrepentido de sus pecados y que se puede decir que fueron malas, malvadas aquí en la tierra?
Los malvados si, ahora lo que he entendido, como sí existe el lado de la oscuridad, se van a la oscuridad.  Ahora, el espíritu tiene la forma de tus pensamientos, y puede ser una persona muy hermosa físicamente aquí en la tierra y sale un ser contrahecho, oscuro, feo. Como pudo haber sido una persona que no le toco ser bonito, en la tierra, como por ejemplo, que dicen que porque no hay angelitos negros, porque el espíritu no tiene color, entonces a ellos les toco nacer en África aunque anden o los tengan en otro lado. Pero cuando son gente muy buena, ese espíritu sale muy hermoso, le puede salir lo rubio de la luz que vuelvo a aclarar, entonces son cosas diferentes. Pero a los malvados, bastante feo es eso, a veces se quedan ahorita muchos de los espíritus que les llaman chocarreros  vagando,  tratando de robar la energía,  o de introducirse, por eso hay muchas posesiones.
Entre más daño haces, lo va reflejando en tu espíritu, va quedando contrahecho. Para los que se acuerden de la película de “El retrato de Dorian Gray”, ahí está una de las cosas, que el pide que todo se refleje en el cuadro, y se va deformando.
Decía Alaniso, que cuando una persona es muy mala, muy mala, muchas veces hasta tarda en dejar el cuerpo y siente cuando se lo van llevando, los entierran y cuando salen como arrastrándose de ahí, aparte de haber sido feos, toman la forma del cadáver que estaba ya en putrefacción.
 
El último momento, en el cual tú vives, es justamente con lo que te quedas y si te mueres en el medio del terror, en el terror te quedas.
Te quedas ahí. Y si te mueres dentro de la paz, entonces se abren las dimensiones de la luz, que es el túnel. Por ejemplo, vienen por ti, o simplemente, al partir, subes, porque entonces llegas allá. Hace poco me conto una señora que, cuando nació su hijo se había quedado flotando y que de repente, dice, que vio la camilla y que oye que la enfermera dice: “¡se nos va!” y que les decía que, “¡no, yo aquí estoy!” pero dice, que ella que estaba afuera y les decía: “¡no me he muerto!”  Cuando vio la luz y se fue. Entonces dice que el lugar era el más hermoso, y es lo que yo sé, porque me lo ha dicho Alaniso, son campos preciosos, dice que había muchos güeros caminando y cuando iba corriendo, dice ella, que la detuvo un hombre como indio, de cabeza rapada, con túnica blanca y le dijo: “tú no puedes pasar,” - “¿Ah por qué?” Entonces le dijo: “no, mira ahí están tus hijas y cuando regreso, dijo: “¡ay como duele tener cuerpo!” dice que se quería parar a gritarles a todos, “¡no tengan miedo a la muerte, es bellísima!” pero era una buena mujer, ahí está la diferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario