viernes, 17 de junio de 2011

Entrevista a Antonio Tápia. Programa Horizontes: ¿Cómo es la Vida de los Ángeles?

P:   ¿Los ángeles tienen familia, están casados, viven como un ser humano, tienen relaciones, comen, beben, lloran, sufren duermen, es así?
Antonio: es así, exceptuando el llorar, el sufrir; ellos ya tienen otro nivel. Ven las cosas desde un enfoque muy distinto al nuestro, toman las cosas con un poquito más de filosofía, por la preparación, por la evolución que tienen. Ya no hay ese tipo de conflictos que aun en el ser humano existen. De nada nos enojamos, parece que vamos con la garrita aquí, aunque venga oculta y cualquier movimiento, cualquier testereo –rrrrch-  la sacamos.
 
Son familias, obviamente hay una unión, pero de esa unión, como ellos nos han explicado, es como nosotros llamamos, el noviazgo, en ellos hay una identificación, pero cuando determinan quien es su pareja realmente, es ya de por vida. No como el ser humano; que juega el ser humano a la vida un tiempo, después viene el divorcio por incompatibilidad de todo lo que tú quieras. Ellos tienen un sistema similar pero con una evolución, claro, cuando logran una identificación.
P: ¿Por qué creer que lo que dice sarita es la verdad? ¿Qué es la verdad? ¿Quién tiene la verdad?
Antonio: La verdad la llevamos cada uno en nosotros mismos. ¿Por qué creerle a una persona, llamémosla ahorita Sarita, o X persona? Es el hecho de escuchar lo que se dice, y como Alaniso, este ser de luz nos dice, ni todo lo dictado por ellos, ni todo lo escuchado por uno, de ellos, lo debemos creer literal, tenemos una mente, hagamos un análisis, la verdad flotara solita.
Ellos nos dejan dentro de nuestro libre albedrio movernos, trabajarnos, creer, no creer, dudar, no dudar, aceptar, mas no fanatizarnos en ninguna religión; en ninguna ideología, en ninguna secta, aunque toda religión e ideología son sectarias. Que no nos fanaticemos, sino que usemos nuestro criterio, nuestra propia individualidad, a través de un análisis y la verdad la iremos descubriendo. Obviamente hay que ir haciendo los cambios que ellos nos sugieren seguir, para comprobarlo, no es creer por creer.  Por el otro lado dicen: “quiero ver un ángel para creer” y ves el ángel y lo primero que respondes es: “no lo puedo creer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario